(del laberinto al treinta)


sábado, 25 de agosto de 2007

POEMAS MUSICADOS EN SEFARDÍ

Aprovechando que dentro de unos días se celebrarán en Córdoba, perteneciente a la Red de Juderías Españolas, diversos actos enmarcados en la 8ª Jornada Europea de la Cultura Judía, voy a colgar dos canciones de un disco especialmente entrañable para mí, por diversos motivos que no vienen al caso. En 1997 la revista El Europeo publicó un trabajo musical en el que habían confluido por una de esas especiales gracias del destino cuatro sensibilidades exquisitas. Se trata de una colección de 18 poemas escritos en ladino por la poeta francesa Clarisse Nocoidsky, de origen sarajevino sefardí y por Juan Gelman, argentino de origen judío ashkenazi, cantados y musicados por la cantante argentina Dina Rot de origen judío ruso (madre de Cecilia y Ariel Roth), bajo la dirección musical del músico español Eduardo Laguillo. Si Clarisse se había expresado toda su vida en el calor del hogar en castellano sefardí (en esta lingua se hallaba el amor de mi madre, nuestra complicidad y nuestras risas), Gelman reflexiona en los textos que acompañan al disco acerca de su elección y llega a la conclusión de que tal vez tenga que ver su propia experiencia del exilio, porque el ladino es una de las más profundas y exiliadas de las lenguas.







Ya había colgado otro tema de este disco anteriormente, para ilustrar la entrada correspondiente a Asilah, en mi relato de un viaje a Marruecos:



ASILAH: LAMENTO SEFARDÍ

CONTESTACIÓN

Como el roll de ÚLTIMOS COMENTARIOS no funciona, no sé si momentánea o definitivamente, no sé si por problemas de BLOGGER o porque yo toqué algo que no debía, y me interesa avisar de que contesté largamente al amigo Eladio en su comentario a mi entrada FRAY ALBINO: LA MEMORIA HISTÓRICA FASCISTA, lo hago desde aquí.

viernes, 24 de agosto de 2007

Savina Yannatou: el alma del Mediterráneo


En el viaje a Grecia del que hablaba ayer recuerdo haber preguntado al vendedor de una tienda de discos de Atenas a la que entré por música griega tradicional con influencias turcas. El hombre se enervó de pronto y me soltó con una rapidez ofídica: la música griega no tiene ninguna influencia de los turcos. Nuestra música es sólo nuestra.

La maravillosa voz de Savina Yannatou nos desmiente la desabrida salida de aquel nacionalista griego radical. Cuelgo una canción turca y otra griega. De su disco Canciones del Mediterráneo. Acompañada por su magnífica banda Primavera en Salonico.


CANCIÓN TURCA
CANCIÓN TURCA
CANCIÓN TURCA.mp3
Hosted by eSnips


CANCIÓN GRIEGA
CANCIÓN GRIEGA
CANCIÓN GRIEGA.mp3
Hosted by eSnips

jueves, 23 de agosto de 2007

IRENE PAPAS: LA VOZ DE TEBAS

En una viaje a Grecia a principios de los 90 la única cosa que compré, aparte de varias cintas de cassette, fue un vinilo LP de Vangelis e Irene Papas: RAPSODIES (1986). Unos años antes me habían grabado el disco ODES (1978) que me había gustado al 50%. La música de Vangelis nunca me llegó demasiado, ni siquiera en los 70, cuando andaba en Aphrodithe Child con su primo Demis Roussos, aquella especie de mesa camilla barbada con voz de adolescente adicto al Clearasil. Sobre todo porque su principal éxito Spring, summer, winter and fall era el utilizado por los curas de la Universidad Laboral de Córdoba para despertarnos a través de los altavoces instalados en los dormitorios. A las 7 de la mañana. También El gato que está triste y azul y... In the summer time de Mungo Jerry. Durante 8 meses seguidos. Era el curso 71-72. Y yo ya lo consideraba una agresión. Y no sólo por la hora, ni por la pendular regurgitación matutina.

El caso es que mucho tiempo después anduve unos meses escuchando el ODES que me grabó un amigo. La voz de Irene Papas me tenía agarrado por el estómago, y los periodos melódicos de las composiciones me cautivaban, aunque los melotrones del maestro Vangelis me ponían literalmente enfermo. Recuerdo especialmente un fin de semana en Caños de Meca con mi amigo B.R. flipando en colores escuchándolo una y otra vez en un jurásico walkman mientras recorría las calas desiertas. Y no sólo por la música, claro... Así que cuando encontré el siguiente disco en Grecia me lo pillé. No me gustó en conjunto demasiado, pero el último tema, ASMA ASMATON me enganchó desde el primer momento. Irene Papas con su hermosa voz recita un hermoso poema de Lefteris Papadopoulos en un hermoso griego que no entiendo, salvo algunas palabras: agapi mu, filos mu ... Aromatikes to Libanon ke Esmirna. ¿Alguien le ofrece a alguien perfumes del Líbano y Esmirna?. Recuerdo que lo escuché docenas de veces, hasta que el surco del vinilo acabó tan erosionado como la vereíta madre de la copla.

Te recomiendo que te relajes y lo disfrutes con los ojos cerrados...


Irene Papas - Asma Asmaton
Irene Papas - Asma...
Hosted by eSnips


lunes, 20 de agosto de 2007

domingo, 19 de agosto de 2007

Los ritmos del doliente Sudán

La misma causa que hace que Sudán se encuentre desgarrado por una terrible guerra, la diversidad de culturas que (mal) conviven en el país, hace también que su música sea uno de los ejemplos más bellos de fusión de dos tradiciones musicales, la árabe del norte y la negra del sur, en una forma muy característica y que ha acabado imponiendo su presencia en las discografías de los amantes de las músicas no anglosajonas.

Aunque esa fusión ya existía en la música tradicional sudanesa ha sido Abdel Gadir Salim el que ha conseguido darle una vitalidad asombrosa a base refundirla una y otra vez aportándole su genio y la introducción de nuevos elementos, tanto melódicos como instrumentales.

El cantante, que se acompaña de un numeroso grupo, tuvo muchos problemas con el gobierno fundamentalista islámico que desde hace años gobierna dictatorialmente y que es responsable en buena parte (junto con el petróleo), con su agresiva reclamación de aplicación de la shari'a, de la guerra (y el genocidio subsiguiente) que asuela el gran país nilótico. En enero de 2006 grabó un disco (Ceasefire) a medias con el cantante de rap sudanés del sur Emmanuel Jal, en un gesto de crear lazos amistosos entre ambas comunidades enfrentadas.

En España tenemos la suerte de contar con una paisana suya, Rasha, que ha desarrollado su carrera de intérprete de las tradiciones sudanesas en nuestra tierra y que frecuenta los festivales de músicas étnicas que proliferan cada vez más. Cuenta con una preciosa voz, un profundo conocimiento de la música sudanesa y una encantadora apostura vital.


De Abdel Gadir Salim cuelgo una versión muy minimalista (acompañado sólo de su laúd, harmonium y derbuka) de su más conocido éxito Umrima bansa.



De Rasha Aguis mahasnik biman de su trabajo Sudaniyat