(del laberinto al treinta)


miércoles, 10 de febrero de 2016

ANTES MUERTA ya está en AMAZON

Después de intentar infructuosamente publicar mi trabajito sobre la Mezquita Catedral de Córdoba en papel ofreciéndola a alguna editorial local me he decidido a lanzarlo en formato electrónico mediante el sistema de autoedición en AMAZON. Mi única intención es que tenga difusión y aportar al debate de la inmatriculación y la manipulación del código genético del monumento por parte del obispado de Córdoba datos históricos, textos medievales tanto de parte cristiana como islámica, estudios arqueológicos, consideraciones jurídicas y los constructos simbólicos y mitológicos en torno a la gestión de la memoria histórica y de su manipulación.

Dos de sus apartados los considero especialmente currados, el referente a la construcción del mito de la basílica de San Vicente y el de los mártires cristianos. Ambos mitos se magnifican recientemente como contramitos en el intento de contrarrestar el de la convivencia de Al Andalus. Independientemente del valor que se le quiera dar a ese mito y del grado de realidad que se le conceda el problema para la Iglesia es que frente a él, por mucho que se le minusvalore tratando de desmontarlo, sólo puede presentar para sí misma el mito de los Reyes Católicos, o sea, el de la intransigencia, la limpieza étnica y el exilio para los disidentes.

En realidad me hubiera gustado ofrecerlo gratis, que yo no hago esto por la pasta, pero AMAZON no me lo permite, así que lo he tenido que poner al mínimo precio permitido. Con todo, menos de lo que cuesta una caña: 0'99€.

domingo, 7 de febrero de 2016

El acre husmo de los caciques

Lo más rancio de la ciudad de Córdoba, los reaccionarios de estirpe franquista, de clubguerrita y entrepierna rijosa, está haciendo de la tortauromaquia un banderín de enganche –paralelo al de la puerta de la Mezquita de la yihad cofrade de los capillitas- con que enfrentarse a los nuevos aires que traen ciudadanos que no quieren -aparte de que la ciudad acabe sepultada por himalayas de cera e incienso- saber nada de tardes de sangre y moscas, humo de puros y machorrismo pinturero o esencias castizas decimonónicas. Por eso le ha puesto la muleta del centenario de Manolete ante la cara al gobierno municipal, para obligarlo a medir su bravura, a embestir ciegamente o a recular en las tablas de la sumisión. La ley del toreo dice que el torero siempre mata al toro la inmensa mayoría de las veces. Saben que son cada vez menos, y que cuando entreguen la cuchara no tendrán relevo, o que incluso aquellos que los sucederán en el poder no conservarán la herencia de sus crueles y cutrefactas aficiones: la montería y la fiesta nacional. Ni el culto a sus apulgarados mitos: toreros, generales felones, obispos fascistas y alcaldes falangistas. Pero mientras les llega esa hora gustan de que se note que mandan y que sus gustos son sagrados y -sobre todo- subvencionados por los paganos pringaos. Y son muy poderosos, tienen poder en los medios de comunicación y conocen las formas de chantaje más lancinantes, porque son una mafia de capital de provincias sin posibles, una de las más cerradas de Carpetovetonia, en la que todo el mundo está en su sitio y los intereses funcionan de manera reticular -y testicular-. Tienen su guarida en el casino de la ciudad (sí, sí, Córdoba es una ciudad con casino como Dios manda, de esos que nunca se quitaron el husmo caciquil y franquista y que ya sólo existen en algunos pueblos grandes rodeados de olivos) desde donde administran los caudales simbólicos de la ciudad: los artísticos, los religiosos, los heroicos y los literarios, independientemente del color político que prime en las instituciones. Los medios locales les tienen pánico, o les abrillantan morosa y continuamente el anillo o callan prudentemente sus opiniones pa no molestar a los señores. En esta ciudad hay opiniones que la prensa no puede editorializar sin riesgo. Y quién quiere ser aquí prensa de riesgo. Es jodido que a estas alturas aún haya que librar guerras que libraron y perdieron los afrancesados cuando se esfumó la oportunidad de que la Ilustración abriera los postigos del país para que entrara la luz de la razón. Yo sólo espero que el Ayuntamiento –de mayoría progresista- no juegue a ser el toro perdido en la plaza a merced de esa panda de apulgarados cacicones. Y que resista dignamente y con elegancia democrática y humanística demostrándoles que si hay alguien con cuernos en este juego -y no precisamente los rectos y por derecho del noble animal con cuya minuciosa tortura disfrutan- son ellos. Y a ser posible que si hubiera algún periodista de raza en la ciudad que lo demuestre y se ponga de una vez con quienes las leyes de esa buena raza les indique.

ADDENDUM para los que no son de Córdoba o no están al tanto de los asuntos de este poblachón:

El gobierno municipal de Córdoba está conformado por un bipartito entre PSOE e IU y el apoyo de la agrupación de electores GANEMOS,. Durante muchos años la carcunda rancia cordobesa no se sintió amenazada ni por güelfos ni por gibelinos, ni por la versión aguilarista de IU ni por la del PSOE cañí, ambas cumplidos felpudos de sus intereses. Ha sido ahora cuando el quinceememismo ha empezado a toserles en los carísimos alfileres de sus corbatas de seda y sobre los escuditos de oro de cofradías y círculos taurinos de la solapa de sus ternos azules cruzados con dorados botones, cuando se han puesto nerviosos. Es la reacción local a las rastas del Congreso. Más cuando aquí las rastas han empezado a actuar.

No han podido soportar que se cuestione en esta ciudad TAURINA POR ANTONOMASIA, la eticidad del gusto por la tortura concebida como arte ni de las amojamadas esencias del carpetovetonismo más acendrado. Más por presión del quinceememismo, que por el del PSOE o IU, ambos con mucho miedo a expresarse al natural o incluso con mucho que callar. Ahí es nada la impagable imagen de Carmen Calvo “Zapatitos” (Ministra de ¡¡¡Cultura!!!) chupeteando con unción una montera macerada en Patrico y caspa torera. O la de Doñarrosa apoyá en el quicio de un burlaero acompañá de “Zelig” Marcelino, el incombustible concejal de festejos de la IU en los tiempos del Revival CORDOCASPA sin complejos.

Así cuando el Ayuntamiento, en el marco de una moción para declarar a la ciudad libre de circos que torturan animales, coló de rondón la eliminación de la compra de la porretá de entradas de espectáculos tortaurómacos, en especial el de la Asociación de Cáncer, que venía siendo tradicional desde hace años, traspasó el Rubicón de lo que los beneficiarios de ir a los toros de gañote estaban dispuestos a soportar. Y como esos beneficiarios son los casinistas, le declararon la guerra apoyados en las principales piezas de artillería con que cuentan en la ciudad, las de la prensa. Publicidad y otras formas de chantaje son el gatillo. ESTE AYUNTAMIENTO ATACA EL ALMA SECULARMENTE TAURINA DE LA CIUDAD.

La prueba de fuego la han pergeñado los casinistas guardianes de las ranciedades más atocinadas aprovechando que este año se conmemora el centenario del más apolillado de los mitos taurómacos cordobeses, el de Manolete. Así que han emplazado al ayuntamiento públicamente a que se defina. O monta un pollazo del que se hable por siglos para celebrar el mangánimo centenario del mito de la Inteligencia Inmóvil y la Cara de Nabo Avinagrao, o serán acusados de lesa cordobesidad. Con todos sus altavoces, que son los principales.

Círculo de la Amistad (EL CASINO) y diversos círculos cornípetas se han confabulado con el partido casporancio por antonomasia, el Popular, y han preparado el campo de batalla contra el perroflautismo que según ellos ha tomado SU AYUNTAMIENTO y amenaza con convertir SU CÓRDOBA, elegante y señorial, en una ciudad podrida de vegetarianos y ciclistas, en feliz expresión de sus congéneres polacos.

Algo positivo hemos sacado algunos, el ver demostrada nuestra declarada sospecha de que el hipervalorado anterior concejal de cultura del PP, que está comandando la campaña con el banderín de la gaviota carroñera, estaba hecho de la misma materia estercolada que los demás concejales politoxicofrades, ultraliberales, rijosos, divisionazulistas y cuñadaznaristas que comandaba el Niño del Flequillo de la anterior corporación. Y es que últimamente el artisteo local, el supuestamente modenno de la muette, el que perdía el culito por sus mofletes, se ha demostrado de espíritu más rancio que el de los confeccionadores de cuadros de ciervos con arroyuelo pa encima del sofá. No es extraño que algunos de ellos hayan acabado como acomodadas polillas de luz en la clubista esquina malagueña del cafiche francés del CAC.

sábado, 19 de diciembre de 2015

Turismo criminal

Para Lansky, porque de la más saludable de sus fobias hablo hoy

Entre 1948 y 2015 el estado de Israel ha venido luchando incansablemente por desembarazarse en sus autoproclamadas fronteras de la para él incómoda presencia de los beduinos palestinos que habitaban desde hace milenios tanto las tierras que le tocaron en el reparto de la ONU como las que ha ido invadiendo militarmente a lo largo de esos casi 70 años. Se trata de varios cientos de miles, unos asesinados a sangre fría y otros exiliados a punta de bayoneta, que junto con los palestinos no beduinos han sido víctimas de una de las mayores limpiezas étnicas / genocidios del siglo XX y lo que llevamos del XXI. Son conocidos los reiterados asaltos a aldeas beduinas concluidos con el asesinato a sangre fría de todos sus habitantes, hombres, mujeres y niños (como cuenta el historiador israelí Ilan Pappe que ocurrió en Deir Yassin, Tantura y otras) llevados a cabo por la Haganá en los años 40 principalmente pero que continuaron en los 50 y los 60. También son conocidos los reiterados y sibilinos intentos de los últimos años por eliminarlos definitivamente sin que la comunidad internacional pueda acusarlos de crímenes contra la humanidad impidiéndoles acceder a la propiedad de la tierra en la que llevan viviendo desde tiempos inmemoriales por carecer, lógicamente, por eso son beduinos, de títulos legales y negándoles servicios básicos en los campamentos en los que han acabado hacinados. Han conseguido exterminar o expulsar a buena parte, pero muchos, unos 80.000 repartidos en 45 aldeas sin luz ni agua, resisten aún en el desierto del Negev. Hace poco una de esas aldeas, Al-Araquib, en un rapto de humor a prueba de engarrotamiento represor sionista, solicitó ser incluida en el Libro Guiness de los Records por haber sido destruida por el estado israelí y reconstruida de nuevo por sus habitantes beduinos 40 veces.

En el colmo de la crueldad una empresa de servicios turísticos de Israel ofrece a turistas de todo el mundo vivir por unos días una auténtica experiencia de vida beduina en una falsa aldea beduina construida con falsa rusticidad beduina por fuera pero auténtico lujo tres estrellas por dentro. Incluye ser servidos por falsos beduinos que les ofrecerán falsa comida beduina y falso té o café beduinos y les amenizarán las falsas veladas beduinas con falsa música beduina y falsa danza del vientre beduina y circuitos por el desierto beduino montados en falsos camellos beduinos. Por un precio razonable que les hará vivir una excitante aventura con la ilusión de asomar virtualmente la cabeza por el pretil del insondable pozo de mediocridad y rutina en que se desarrollan sus jodidas vidas.

Es casi seguro que unos meses antes de que esos desalmados empresarios montaran ese resort en el oasis desértico para explotar ese negocio de falsos beduinos pidieron al estado israelí que les expulsara con la violencia propia en esos casos a los auténticos beduinos que en él llevaban viviendo cientos de años… No tenían nada contra los indómitos beduinos auténticos, sólo que para su negocio eran preferibles los falsos o domesticados a sueldo, mucho más sumisos...

A mí me recuerda el genocidio de los indios norteamericanos por los anglosajones y su explotación comercial post mortem por su industria recreativa. No sólo me lo recuerda, sino que estoy convencido de que el modelo de colonización y explotación israelí de Palestina es heredero del anglosajón en Norteamérica. Indios y palestinos son las mismas víctimas de la barbarie civilizada de los negocios y de los colonos. Buffalo Bill colaboró en el exterminio de los indios y de los bisontes y vivió el resto de su vida explotando un falso mundo de indios y bisontes para turistas.

Pero no toda la culpa es de los crueles ofertadores de esos servicios sino que también le cabe culpa al cliente, al adocenado clasemediero bienestarizado que los consume. Porque si el turista de productos étnicos en general es ya de por sí digno de sospecha moral a falta de un test sobre su capacidad intelectual para los análisis éticos, el que lo practica en Israel obviando la estridente patencia del sufrimiento infinito con el que se elabora la materia de su consumo es directamente despreciable.

Odiar saludablemente al estado de Israel por sus crímenes y a la ideología dominante entre sus dirigentes que los justifica, el sionismo, hermana del nazismo y el fascismo europeos, no significa odiar al mundo judío por mucho que los sionistas se empeñen en fomentar la confusión y a pesar de la responsabilidad que sus nacionales les toque por los crímenes de sus dirigentes. Odiar el nazismo no significa odiar a los alemanes, aunque les cupiera parte de responsabilidad por sus crímenes. El estado de Israel es un estado odioso por el estado permanente de injusticia en el que desarrolla su existencia y estar fundado sobre un verdadero genocidio. Pero incluso la injusticia tiene un límite. Exterminar para lucrarse con el fantasma de los muertos supera todas las fronteras de la humanidad. Ojalá algún día ese estado se devore a sí mismo. Y que yo siga vivo para verlo, o al menos para barruntarlo.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Mierda de democracia

¿Por qué podemos afirmar que la democracia en España es una putísima mierda? Pues porque se consienten tranquilamente cosas como ESTA:

Un Defensor del Ciudadano, sea del ámbito que sea, se supone que tiene que mostrar una exquisita equidistancia respecto a todas las opciones políticas y religiosas de los ciudadanos a los que tiene que defender y no mostrar descaradamente preferencias por ninguna de ellas. Entonces por qué cojones al Defensor del Ciudadano de la Provincia de Córdoba, Francisco García-Calabrés, se le permite que publique artículos en los medios en los que no sólo ensalza, alaba e inciensa, sino que desciende a delirantes niveles bajo-lametoniles, a un señor que será un referente mágico-religioso para muchos de los ciudadanos a los que defiende, pero que para otros muchos, cada vez más afortunadamente, no es más que el jefe de un estado absolutista que emite ideología de índole reaccionaria enfrentada políticamente a la suya; que no sólo ha tenido tradicionalmente hasta hace muy poco lazos con sangrientas dictaduras y nunca pidió perdón por ello, sino que discrimina laboralmente a la mitad de la población por su carencia de atributos masculinos mientras que a sus funcionarios que sí los tienen les prohíbe dictatorialmente usarlos para desarrollar sus naturales potencialidades afectivo-sexuales; que demoniza e injuria gravemente de continuo a un sector de esa ciudadanía que tiene opciones sexuales distintas a las que por ley ella dictamina como legítimas; que protege a delincuentes pederastas y que en su biografía presenta vidriosas dudas sobre su colaboración en el genocidio ocurrido en su país de origen cuando era obispo de su capital.

El que muy poca gente se dé cuenta de lo vendidos que estamos los laicistas, racionalistas y militantes de izquierdas siendo defendidos por funcionarios que muestran sin cortarse esa parcialidad por instituciones políticas de un signo reaccionario tan meridianamente claro habla directamente de eso, de la mierda de conciencia de la democracia que tenemos en esta mierda de país.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Dos submitos de la Reconquista: La Basílica de San Vicente y la Granada romana

Aterrorizado por la inminente llegada de el monstruo de gelatina almibarada navideño, he pasado el puente currándome el siguiente txorizaco malafollá/senequista:

PARA ACCEDER AL TEXTO PICAR SOBRE LA FOTO:

domingo, 29 de noviembre de 2015

De caciques, curas y alcaldes felpudos

Probable conversación sucedida en el despacho del alcalde de Coria del Río. Personajes: el propio alcalde, un cura y un cacique del pueblo.

CACIQUE Niño, ¿no quedamos en que nos ibas a quitar ese mamarracho de frente de mi casa y de la ermita como acordamos con el anterior alcalde?

NIÑO/ALCALDE: Sí..., ya.... pero es que en ese monumento se recuerda también el fusilamiento de Blas Infante, el Padre de nuestra Patria...

CACIQUE: Pamplinas, el padre ese ya tiene muchos monumentos en otros sitios y en el pueblo un museo.

NIÑO/ALCALDE: Pero se nos van a echar encima los de la Memoria Histórica

CACIQUE: Tú deja que esos perroflautas ladren que al final acabarán roncos.

NIÑO/ALCALDE: Bueno, los que ustedes digan, que pa eso mandan.

CURA: Que sea antes de Nochebuena.

Para aquellos que piensan que la guerra civil es un episodio cerrado de nuestra historia, que la reconciliación sucedió gradualmente y las heridas, las de las víctimas, están cicatrizadas y las responsabilidades de los victimarios saldadas les recomiendo que observen detenidamente los hechos ocurridos en un pueblo de Sevilla hace unos días. Coria del Río es un pueblo profundamente andalucista. De ese andalucismo que en la Trasición/Transacción, corrompiendo los principios humanísticos anticaciquiles y profundamente apegados al jornalerismo de su fundador, Blas Infante, pergeñó un partido de esencia burguesa y fines acomodaticios, el PSA, Partido Socialista Andaluz, que luego perdería -en el único acto de coherencia que le honró- el apelativo ideológico y se quedó sólo con el geográfico: Partido Andalucista. Sólo hay que hacer la lista de sus dirigentes fundadores para entender de qué iba la cosa. En realidad se trataba de una versión del PSOE, aunque mucho más burguesa, y en clave más folklorista. Yo pensaba que ya se había disuelto higiénicamente a la vista de que los andaluces pasan de ellos como de la mierda.

Así que mi sorpresa fue mayúscula cuando me entero de que en Coria del Río ese partido tiene mayoría absoluta, pero absoluta der tó, o sea que todos los concejales son del PA. En Coria fue notario Blas Infante donde se hizo una casa en cuyas formas reivindicó el pasado andalusí y que hoy es su museo. De esa casa fue sacado por un grupo de falangistas y fusilado en las afueras de Sevilla. Hace unos años, en 2009, se levantó en el paseo central del pueblo un monumento en recuerdo de las víctimas de aquella brutal represión que habían reclamado las asociaciones por la memoria y las propias víctimas y sus descendientes, que en ese pueblo fueron incontables. Un hermoso monumento en el que se recogía plásticamente el dolor de aquellos crímenes. El problema es que ese lugar es justamente “la zona nacional” del pueblo, es decir donde vive la gente rica del pueblo, es decir los herederos de los victimarios fusiladores de jornaleros y de padres de otra patria que no fuera la española. Y para más inri se colocó a menos de 50 mts. de la capilla de la Soledad que pasa por oratorio de esos ricos del pueblo y símbolo de la Iglesia que incitó y colaboró en el genocidio. Es lógico que a ambos socios –ricos y curas de ricos- les molestase el recordatorio perenne de los crímenes que cometieron sus mayores y de los que ellos no han renegado. Porque de la vinculación de la localidad con Blas Infante, el más conocido de los asesinados, ya se encargan de convertirla más en una atracción turística que ética.

Así que nada más inaugurado el monumento comenzaron las maniobras conspiratorias de la élite franquista del pueblo para quitárselo de la vista. Por entonces gobernaba el PP con el apoyo del PA y como institucionalmente no podían dar la orden del traslado del monumento a un lugar más discreto tuvieron que echar mano al poder vecinal –del barrio de los ricos y de la iglesia, claro- que en una reunión solicitó ese traslado al Ayuntamiento, que encantado lo aceptó. De espaldas al resto del pueblo y a las asociaciones de la Memoria Histórica, que al tener conocimiento del hecho se reorganizaron para impedirlo, habiéndolo conseguido mediante concentraciones periódicas y manifestaciones hasta hace unos días en que con la excusa de una remodelación del paseo –que muchos consideran exactamente eso, una excusa- ha sido retirado con nocturnidad (tres de la mañana) y alevosía. La burguesía y la nobleza franquistas, las que siguen mandando todavía en toda Andalucía con la colaboración del PSOE, y la Iglesia dieron la orden clara y tajante al alcalde, ya del PA.

LA NOTICIA EN EL PLURAL: Con nocturnidad y alevosía, el alcalde de Coria retira de madrugada el monumento a las víctimas del franquismo.

Este es al alcalde-niño:

viernes, 27 de noviembre de 2015

La roña franquista de Baena

El alcalde socialista de Baena, el psicólogo metido a político Jesús Rojano Aguilera,se ha abstenido en la votación de la propuesta de hacer cumplir una ley, la de Memoria Histórica, al Ayuntamiento que preside, retirando la medalla de oro de la ciudad al genocida general Franco y el título de hijo adoptivo de la misma a Sáenz de Buruaga, el militar que mientras tomaba un refresquito en el casino contemplaba por la ventana cómo por orden suya asesinaban uno a uno a cientos de obreros que habían defendido con las armas la legalidad republicana. La sangre de esos obreros, mezclada con el agua de la fuente, llegó hasta el río que baña los pies del pueblo.

La justificación de ese sujeto para inhibirse de cumplir la ley y limpiar el expediente de concesión de honores de su ciudad fue que ellos no estaban allí para enjuiciar a nadie ni revisar la historia. Una parte de los concejales de su partido (tres más se abstuvieron) y la totalidad de los de IU que fue quien presentó la moción consiguieron que se aprobara. Los franquistas y neoliberales (PP y Cs) votaron en contra. Todos ante el crucifijo que preside la sala de plenos.

Baena es el pueblo que se hizo famoso hace unos años por un alcalde/cacique meapilas (y otras cosas más feas) del PSOE que se negó a retirar el crucifijo de los plenos amenazando con lanzar contra quienes lo exigieran las hordas fanáticas cofrades del pueblo. Pero sobre todo por ser el pueblo de los munícipes corruptos y puteros, aquellos que al grito de "¡Qué no farte de ná, que paga Baena!" gastaban el dinero de todos los ciudadanos en champán, pata negra, jacuzis y putas brasileñas en un conocido club de alterne de Marbella. Pero yo creo que merecería ser conocido por haber dado el mayor número de políticos socialistas-basura de esta provincia.