(del laberinto al treinta)


sábado, 11 de junio de 2005

Fin del Congreso de Córdoba

Que sí, que ya lo sé, que me estoy poniendo muy pesado con el tema del Congreso, que acabaré aburriendo a la ya de por sí escasa clientela... pero... es mi condición... y mi tema favorito. Y ya es lo último. Se terminó. Por fin. No tendré que ir a trabajar soportando cada mañana que me asalten sirenas inesperadas de policías inesperados que priorizan el paso de los peces gordos que asisten al Congreso...

Lo más admirable en las disputadas conclusiones del Congreso de Antisemitismo y Otras Formas de Intolerancia de Córdoba ha sido que el alcance de un consenso entre las fuerzas participantes ha supuesto también en sí mismo un derroche de materialización del propio concepto que trata de fomentar: la tolerancia. Según leo en la prensa [(1) y (2)] que se ha hecho eco del evento, el Centro Simon Wiesenthal instó vehementemente a mantener separada la lucha contra el antisemitismo de las medidas contra otras formas de intolerancia. Tolerante y solidaria petición donde las haya. Por su parte, el asesor de la Comisión de Musulmanes Británicos, Abduljalil Sajid, pidió que se incluyera la lucha contra la islamofobia en el texto final. Otros grupos, sin especificar su deducible adscripción, han solicitado la inclusión de la lucha contra la discriminación de los cristianos en determinados países.

Tempus non fugit. Al final siempre son los ventrílocuos de la divinidad los que anudan los vientos de la vela. Los representantes religiosos que han pedido tolerancia en el Congreso de Córdoba son los mismos que nunca la aplican respecto a los laicos. Cuando cada una de ellos reclama tolerancia para su credo sólo se refieren a que se les tolere cuando son minoría religiosa en medio de sociedades de otra religión mayoritaria o cuando solicitan privilegios en sociedades que han conseguido secularizar sus estructuras. En el 90% de los casos las discriminaciones provienen de perspectivas religiosas, es decir que casi todas las formas de discriminación e intolerancia son generadas, y expandidas desde allí por todo el cuerpo social, en la víscera que genera los humores religiosos. Las religiones son naturalmente intolerantes entre sí porque la Verdad que venden, por su carácter de Absoluta, no es divisible ni compartible. Está comprobado que un pueblo se vuelve más tolerante cuanto más poso sagrado vaya perdiendo en su idiosincrasia. No conozco ni una sola sociedad no secularizada totalmente (en el fondo ninguna lo es) que mantenga esa misma tolerancia que exige para sí misma para con los que la miran con los ojos exclusivos de la razón. Ninguna estructura de poder que obligue a sus sociedades excesivamente sacralizadas a que mantengan una tolerancia activa respecto a los que no practican ninguna religión. Que consideren en igualdad de condiciones a quienes se han liberado, por propia voluntad y siguiendo la senda de su propio raciocinio, de las ataduras de la fe en entidades mágicas más o menos sofisticadas. Las sociedades musulmanas son el paradigma de lo que estoy diciendo, pero no las únicas.

¿Es que a nadie, ni siquiera a los representantes de las instancias más seculares, caso, por ejemplo de nuestro ministro Moratinos, se le ha ocurrido solicitar que los creyentes dejen de discriminar constantemente a los no creyentes, en su doble vertiente de agnósticos y ateos? Es que su misión diplomática le hace renunciar a la defensa de sus derechos personales como, según todos los indicios, no creyente. Y lo que es peor, a los derechos de buena parte de sus votantes que se consideran libres, como él, de obediencias trascendentes? El caso es que está social y políticamente aceptado que no es de rigor reivindicar semejantes cosas porque el victimismo sigue siendo patrimonio de los que necesitan ser dirigidos, de los que necesitan el cemento instintivo del olor del establo para sentirse vivos, para eludir sus responsabilidades como individuos sociales ante sus semejantes y ante ellos mismos. Eso después (y ahora, cuando pueden) de haber perseguido, durante siglos, sin tregua y con sañas aún más sofisticadas de las que han sido descritas en este Congreso, a los libres de pensamiento.

Pero las pruebas de esta discriminación, de esta persecución, son muchas, unas sibilinas y otras claras y distintas. El delegado musulmán podría haber exigido, por ejemplo, que en las hipersacralizadas sociedades musulmanas se aboliera la condena social y más comúnmente penal a los ateos y sobre todo a la apostasía, considerada en el 90% de los países musulmanes, delito. Los reivindicadores del derecho al velado de sus mujeres deberían extenderlo al desvelado mental de las mismas cuando ellas lo exigieran. No sólo los cristianos están perseguido en Arabia Saudí, aún más lo están los descreídos. Mucho más.

En las sociedades occidentales aparentemente secularizadas también existe una discriminación más matizada, pero no por ello menos efectiva. A alguien se le podría ocurrir exigir al gobierno de los EE.UU que hiciera una campaña, del mismo calibre que las que hace para luchar contra la discriminación de los negros, para convencer a los adocenados votantes de aquel gran país de que un ateo también podría llegar a ser un buen presidente. Y en esta España tan supuestamente laicizada me gustaría saber qué ocurriría si el príncipe o el rey salieran de un supuesto armario ideológico y declararan ser ateos y contrarios a que sus bodorrios y demás montajes propagandísticos los gestionara la Entidad Vaticana. O sea, por lo civil, como la Razón manda.

miércoles, 8 de junio de 2005

Moratinos y el antisemitismo

El País, miércoles 8 de junio de 2005

La cada vez mayor afición al desatino de nuestro ministro de Asuntos Exteriores empieza a ser preocupante. Bueno, tal vez desatino no sería la palabra exacta que defina ese extraño camino que anda emprendiendo y haya que buscarla entre la familia de las que denotan hipocresía o malversación. Hace unas semanas ya se mostró elocuente ante un público de estudiantes palestinos. Ahora se muestra aún más ante un público de una asociación judía de apropiación exclusiva de la fobia racial y que gestiona con mano de hierro el dolor del pueblo más perseguido de la historia. Si entonces conminó irritado, aunque sibilinamente, a los palestinos a que se rindieran ante los tanques israelíes de una maldita vez, ahora viene a Córdoba a halagar los bajos fondos morales del sector más reaccionario de sionismo, achacando la responsabilidad del antisemitismo mundial a la propaganda musulmana.

Moratinos parece vivir aún del cuento de que el Likud lo consideraba, durante su misión como Enviado Especial de la UE para Oriente Medio, propalestino. Bueno, eso no tiene demasiado mérito. Para el Likud propalestino llegó a ser considerado el mismísimo Ehud Barak e incluso el anterior embajador israelí en España, el fabuloso equilibrista Shlomo ben Ami. Pero la única verdad es que al poner en el mismo nivel a los agresores y a los agredidos, al exigir el mismo esfuerzo de concertación a los usurpadores israelíes de tierras y soberanía ajena y a los palestinos despojados, conducidos a la miseria y masacrados por el ejército financiado por los EE.UU, en lugar de exigir con firmeza al estado de Israel que cumpliera con las reiteradas resoluciones de la ONU, que se colocara de una vez en el lado de la legalidad internacional y de la razón humanitaria, nuestro brillante diplomático sancionaba el latrocinio en aras a la sumisión debida al patrón-protector (y nuestro también, por descontado) del estado delincuente, los EE.UU.

Y ahora, en connivencia con el correoso actual embajador israelí en España, Victor Harel, trata de intoxicar la convivencia de los ciudadanos occidentales y sus vecinos musulmanes sólo para agradar, tras una amena cena, a los miembros del Consejo Mundial Judío. Bueno, a los más reaccionarios. Una parte importante de los países que componen este organismo parecen haber exigido juiciosamente que en esta convocatoria se amplíe el temario a otras formas de intolerancia, aparte del antisemitismo. Contrariando los deseos del señor Moratinos y de los más intolerantes de sus miembros. Lo que ha sido incluso aireado por nuestro ministro con un matiz de reproche: “Mi propuesta inicial era dedicar (la conferencia de Córdoba) exclusivamente al antisemitismo. Pero las decisiones de la OSCE se toman por consenso y se sorprenderían de saber de qué países europeos, con importantes comunidades judías, vinieron las resistencias.”

Es por ello que resulta chocante que en un congreso para fomentar la tolerancia haya que haber llegado a un acuerdo de principio como el que se muestra debajo:

Y es que la tolerancia de los sionistas más aguerridos tiene un límite absolutamente nítido.

martes, 7 de junio de 2005

Antisemitismo

El señor embajador del estado de Israel en el estado español vuelve a faltar, según su ya inveterada costumbre, a varios principios básicos de la concordia, a pesar de que los mismos deberían fundar las bases de su actuación como persona, como político y como diplomático. Falta a la verdad, falta a la razón y falta al respeto. Con motivo de la próxima celebración en Córdoba de la Tercera Conferencia Internacional sobre Antisemitismo y otras formas de intolerancia, (1) se ha despachado a gusto en las páginas de El País (Victor Harel: España y el antisemitismo, lunes 6 de junio de 2005) fustigando conciencias. Bueno, en realidad, no dice nada nuevo: sólo lo que reitera una y otra vez cada vez que tiene ocasión: que la forma más sofisticada del actual antisemitismo se refugia en las críticas que las fuerzas progresistas y los defensores de los derechos humanos europeos hacen de la brutal ocupación del estado al que representa de los territorios de otro pueblo. De la colonización ilegal a la luz del derecho internacional de los mismos, con resoluciones adversas, por supuesto incumplidas, de la ONU . De la constatación, como reconocen los más lúcidos historiadores e intelectuales israelíes, de que el estado de Israel ha practicado sistemáticamente la limpieza étnica desde su fundación tanto en las fronteras históricas de su estado como en los territorios ocupados. De que el Muro que está construyendo el estado de Israel no tiene como fin la defensa contra el terrorismo sino el aislamiento y la asfixia de esos territorios para preparar su futura absorción (no me lo invento, es una idea que aparece en sus periódicos constantemente). Y lo que lo peor, que no lo están haciendo en territorio israelí, como sería lo lógico y legal, sino en territorio palestino usurpado. Falta pues a la verdad, como demuestra la casi unanimidad de la comunidad internacional. Falta también a la razón, porque lo razonable es que intentaran de una vez colaborar a la creación de un espacio de concordia entre vecinos en Oriente Medio renunciando a su expansionismo. Y faltan al respeto de los luchadores por las libertades en todo el mundo al teñirlos con el nefando apelativo de antisemitas, aprovechándose de la culpa histórica colectiva de los europeos para con el pueblo judío. El señor embajador no tiene derecho a manchar la reputación de tantos ciudadanos que aspiramos a un mundo mejor. Yo soy uno de ellos. Yo, como todos los demás, mantengo un respeto inmenso por el pueblo judío. En mi caso, sus intelectuales históricos son mis pensadores de cabecera. Sus humoristas me hacen reir como ningunos otros. La inteligencia de la tradición civil judía me parece fascinante. Y he denunciado en la prensa de mi ciudad, Córdoba, el inmerecido reconocimiento que esta ciudad tributa a un individuo como Roger Garaudy, condenado por la Corte Suprema de Francia por negar el Holocausto y por fomentar el odio racial.

CARTA AL DIARIO SOBRE GARAUDY

Pero también tengo que denunciar al señor embajador del estado de Israel. Y tengo que decir que el señor embajador no es diferente. Que es tan mal tipo como el voluble pseudofilósofo francés. Que se dedica a intoxicar a la opinión pública de este país mezclando episodios antisemitas puntuales producto de descerebrados con las luces entendimiento corrompidas por el fútbol con las críticas racionales a la política salvaje de su país hechas a la luz de la buena fe y de la concordia de los pueblos. No me extraña que eche mano en sus citas a Gabriel Albiac, otro iluminado que pasó de las páginas de El Viejo Topo, la revista radical marxista leninista de los 70, a la emisora de los obispos sin despeinarse, y que hace pocos años desde su tribuna de El Mundo ideó una solución genial para Oriente Medio: puesto que el único estado democrático de la zona era el de Israel se convertía en el único con derecho a adueñarse de la totalidad del territorio. Los palestinos que no lo aceptaran tendrían que ser deportados a Jordania, al reino del sátrapa Hussein, que era lo único que se merecían.

Otro, pues, que tal.

(1) Será casual el que Antisemitismo vaya en el programa en mayúscula y otras formas de intolerancia no?