(del laberinto al treinta)


sábado, 22 de septiembre de 2007

LA SANTA TRINIDAD ANDALUZA: SEÑORITOS, GUARDIA CIVIL Y JUECES


Dos de los tópicos más acrisolados que Andalucía arrastra desde el siglo XIX siguen perfectamente vivos. Uno es el caspofolklorismo de faralaes y coplas hiposas y otra el caciquismo imperante en nuestros campos. Y hay ocasiones en que la verdadera faz de esa Andalucía auténtica, no la de Merimée ni la de María del Monte, sino la que sufre día a día el cambiemos todo para que todo siga igual del lampedusiano príncipe Salina, aflora crudamente bajo la piel de modernidad con que pretenden habernos cubierto.

Y para denunciarlo sólo nos queda la demagogia, la santa demagogia. Los señoritos andaluces siguen poseyendo toda la tierra. La Guardia Civil sigue protegiéndolos de los pobres que reclaman su derecho a usarla y los jueces siguen condenando a quien osa poner en duda la legalidad de las usurpaciones. Y lo que es peor los socialistas que nos gobiernan no tienen interés real en cambiar las cosas para que todo cambie.

En un pueblo de la provincia de Córdoba, Posadas, varias familias de señoritos, vienen usurpando ilegalmente desde hace años los caminos públicos, las vías de servicio y las vías pecuarias, cerrándolas con cancelas y candados. La gente del pueblo y asociaciones ecologistas después de clamar años en el desierto de los despachos oficiales (mayoritariamente ocupados por socialistas) han decidido pasar a la acción, concentrarse en las verjas y traspasarlas como les permiten cientos de leyes promulgadas desde la Edad Media y sólo conculcadas en épocas ominosas de dictadura.

El alcalde socialista del pueblo no ha levantado ni un sólo folio para exigir la restitución del bien público robado y dicen las malas lenguas del pueblo, que a pesar de su malignidad suelen tener razón, que ello de debe a que es frecuentemente invitado a fiestas y monterías que organizan los señoritos. La Junta de Andalucía, gobernada por socialistas no ha hecho absolutamente nada tampoco, aunque no sabemos si también son invitados a pegar tiros a los ciervos, y a la subdelegación del gobierno (socialista) en la provincia sólo se le ocurre mandar a la Guardia Civil armada hasta los dientes para reprimir a los demandantes de que la ley se cumpla y se restituya la legalidad conculcada.

La Guardia Civil, enviada por la autoridad competente, cumpió una vez más la misión para la que fue creada y cargó con contundencia contra los desarmados desalmados que no respetan la ley del más fuerte. Más tarde efectuó varias detenciones en un bar del pueblo, usando incluso sus armas de fuego.

Los detenidos han sido sometidos a un juicio rápido y el juez ha condenado a seis de ellos a la pena de destierro. Tienen que abandonar el pueblo, en el que dejan casa, trabajo y familia. Destierro. Hay qué ver. Pura justicia caciquil. Como en el romancero lorquiano, como en los cantes de Menese.

La Guardia Civil, aunque últimamente nos pide la documentación con maneras de azafata de Iberia, nunca dejó de ser lo que siempre fue: un cuerpo represivo creado para mantener la ley de los caciques, para defenderlos del pueblo y aunque últimamente también defiende a los pobres de los propios pobres, nunca jamás defendió a los pobres de los propios ricos. Nunca. Jamás. Su disolución en la Transición hubiera sido un acto de higiene histórica. O su refundación. Si una olla que ha contenido podredumbre no se desinfecta adecuadamente los gérmenes nocivos perviven en su pulida superficie. Por eso deberían luchar los sindicalistas clandestinos que anida el Cuerpo y no por pedir más medios para reprimir jornaleros. Instintivamente.

Los jueces... Bueno, los jueces. Ya se sabe. Interpretan la ley. Eso. Y éste en concreto, dictando penas de destierro... Seguro que gasta patillas decimonónicas, dije de reloj y quevedos. O tiene el alma tan de charol como el benemérito tricornio.

Y los políticos implicados. Todos socialistas. El gobierno del Estado, el gobierno autonómico y el gobierno municipal. Todos del PSOE. Qué peste.

Mientras redacto esta líneas leo en la prensa que el alcalde de Posadas ha decidido hacer cumplir la ley y ha ordenado el derribo de una de las verjas. Sa jiñao, como dicen en su pueblo.

LOS DATOS:

LAPRENSADIARIA

TORILEJOS

DIARIO CÓRDOBA

ARISTÓTELES EN ABC

6 comentarios:

Landahlauts dijo...

Una noticia que podría tener fecha de hoy... de hace veinte años... cuarenta... cien... ciento cincuenta...

Nada a cambiado en nuestro país.

Lamentable.

sobrinito pedante dijo...

(risa maligna),parece que por fin despierta COMPLETAMENTE el viejo topo

Gerardo dijo...

Alguien me dijo de ofrecer al Consorcio de Turismo de Córdoba un pack de Turismo de Aventura para ejecutivos que deseen emociones fuertes recorriendo los caminos públicos de Córdoba.

Se firmaría un Convenio con algun holding andaluz y las fuerzas de seguridad del estado. Podrian incluirse varios niveles de dificultad en función del poderio de la propiedad.

harazem dijo...

Mi querido sobrinito pedante:

Te comunico que tendrás que ganarte los puntos suficientes para heredar mis Obras Completas de Shopenhauer con algo más que con entrar de vez en cuando en mi blog a hacerme la pelota.

harazem dijo...

Amigo Gerardo:

Yo te propongo el nombre: jornalering.

sobrinito pedante dijo...

No pretendo hacerte la pelota mi afectuoso y original harazem,ya que mi reducida mente y mi escaso vocabulario no llegarian ni a arañar tu duro intelecto ( ni cuando te peloteo ni cuando te insulto), jajaja unicamente me gustó esa sombra "manonegresca", que aun no te habia visto y que espero continue. En cuanto a los esperadisisismos libros de schopenhauer ya estoy avivando el fuego de la hoguera detrás de mi casa.......