(del laberinto al treinta)


viernes, 31 de octubre de 2008

La señora de Grecia se raja

Todo este asunto de la señora de Grecia que ha sorprendido a los progres monárquicos con su incendiario descubrimiento de que posee el típico pensamiento de señora de edad de mesa petitoria y nada más (la reina ha resultado ser un canastito de chucherías en feliz descripción de Antonio Romero, Coordinador de la Red de Municipios por la Tercera República,) ha terminado con la rajadura de la prota en un alarde de falta de valentía para asumir lo dicho, exactamente igual que la señora del chiste que mi amiga María me envía por correo y que escuchaba en su infancia campiñesa y que no puede ser más clarificador del papel jugado por ambas damas.





Había una señora que contrató como criada a una chica de pueblo horra de todo el sistema de protocolos mundanos de los salones de sociedad.

Un día la señora dio una recepción muy importante y, temerosa de que la chica metiese la pata, estuvo todo el día perorándole acerca de lo que debería de hacer y no hacer y responder en cada momento delante de los invitados.

En el momento álgido de la reunión social, la señora hizo un movimiento de acomodo en su silla dejando escapar un sonoro pedo que retumbó terriblemente bajo las arañas de cristal del salón y muerta de vergüenza salió a escape a la habitación contigua y llamó a la criada que había permanecido desternillada de la risa en un rincón.

Ya estás entrando donde están los invitados y pides disculpas diciendo que la que se ha tirado el pedo has sido tú. La chica haciendo de tripas corazón y con la naturalidad propia de su condición se presentó ante los invitados y en voz alta declaró:

QUE DICE MI SEÑORA QUE CUANDO SE PEYÓ, QUE NO FUE ELLA, SINO YO.



Pero en este caso a la señora le ha salido una criada con más conchas que un galápago.

4 comentarios:

Azul... dijo...

Y bueno, Don Manué, yo la verdad no se a qué tanto viene esta inmensa ola de la reina dijo o dejó de decir... Humildemente, a mi me parece que ella, antes que reina, es un ser humano y derecho a sus opiniones tiene, como cualquiera...

Le dejo besotes, que he estado desaparecida, pero ya como que me reencontré :)

harazem dijo...

Te equivocas, amiga Azul. La persona que ejerce la profesión de reina es constitucionalmente de cara a los ciudadanos primero eso, y luego en su casita, con sus amiguitas y con sus nueve perritos, persona. Lo explicaba de maravilla Palinuro en su post sobre el tema:

Porque éstas no son opiniones de doña Sofía, que no es nadie, sino de la Reina de España. Es más, esta señora no es Reina por ser Sofía sino que, al revés, es Sofía porque es Reina. Ella personalmente no pinta nada y sus opiniones no le interesan a nadie. Como Reina quizá sí. Pero precisamente como Reina no puede hablar sobre asuntos que dividen a la opinión pública y mucho menos sobre los que están sub iudice porque, como es evidente, se dé ella cuenta o no, es una interferencia de la consorte del Rey en los asuntos políticos, una extralimitación de funciones, un abuso.

Si la Constitución Española (insensatamante desde mi punto de vista) consagra como Jefatura del Estado, es decir como una especie de poder moderador, a una institución no electiva, es decir a una monarquía hereditaria, ninguno de sus miembros se puede poner descaradamente (es decir, públicamente), a favor de ninguna de las opciones políticas legales que en cualquier momento estén en solfa en los escaños parlamentarios. Piensa por un momento si en lugar de mostrar una ideología de maruja reaccionaria del PP la hubiera mostrado de feminista radical. Que hubiera dicho, por ejemplo, que le parece de perlas que en los colegios se enseñe sexualidad a los niños y a los adolescentes y que se les muestren los dispositivos anticonceptivos más eficaces para que aprendan a disfrutar de sus cuerpos sin peligro.

En los casos del aborto, la eutanasia o los matrimonios homosexuales, es una irresponsabilidad monumental que la reina se muestre públicamente en contra de una ley que han votado, en unos, o que están en trance de ser votados en otros, los representantes de los españoles en el Parlamento. Si no le gusta, que se joda. Pero tiene terminantemente prohibido hacer campaña política a favor de cualquiera de las opciones en solfa. Para poder hacer eso tiene que presentarse a las elecciones a reina facha.

Aunque yo estoy muy contento de que los miembros de una institución que aborrezco por su profunda índole antidemocrática metan la gamba de esa manera. Todo lo que sirva para correr las bases de su legalidad, incluida su propia lerdez, me parece de perlas. Pero eso, como muy bien sabes, son cosas de este berrinchoso incorregible, a quien de vez en cuando lees.

maria dijo...

XDDD
eres mejor aún q la RAL, no sólo limpias, das brillo y esplendor, sino q además nos deleitas.

besotes, quejque te lo mereces joio! >;o]

Anónimo dijo...

Me parece magnífico lo comentado por su majestad. Fuera las caretas y quiero que doña leti y el monaguillo, según confiesa su mama, también larguen de lo humano. Y ya puestos que su majestad también hable de cumplir los mandamientos en cuanto a su esposo el rey de españa. Y de paso que nos digan en donde ponen sus fondos de inversión y sus fondos de pensiones, y quién les paga sus coches y motos. Enfin queremos saber todo de todos. ¿Miedo?, ¿de qué y de quién?.
Saludos manué de difícil.