(del laberinto al treinta)


domingo, 1 de febrero de 2009

LA NATURAL COMPLICIDAD CON LOS CRÍMENES ISRAELÍES

Hablamos C. y yo esta mañana ante una cerveza en Plateros. Le cuento lo que leí que había dicho recientemente el director del periódico ultraderechista La Razón, Francisco Marhuenda. En un debate sobre la masacre de Gaza, Marhuenda, que une a sus convicciones políticas ultraliberales las religiosas ultracatólicas y que está empeñado en una campaña personal contra los defensores del aborto a los que califica sin ambages como criminales, cuando se le presentó la evidencia de los 300 niños muertos por los ataques indiscriminados del ejército israelí contestó impasible: ¿Y cuántos de ellos mueren normalmente por causas naturales?

¿Son así de cabrones naturalmente, tienen de verdad tan mala entraña o lo hacen por las habichuelas? Me pregunta C. Es difícil delimitar el grado de cabronismo en estos elementos. Le digo. Los hay desde luego que merecen cada una de las letras del insulto, mercenarios voluntarios como son. Jiménez Losantos y su repugnante caniche lengüerín, esa especie de Golum Moral (y físico) que responde al atroz calificativo de Gabriel Albiac. Ateos al servicio de la Iglesia Católica los dos y uno de ellos también al del estado de Israel, de quien dicen las malas lenguas que junto con Pilar Rahola cobra subterráneamente. A través de ellos la Iglesia Católica hace su guerra a la competencia, el Islam, además de a cualquier forma de racionalidad democrática. Y nada mejor que aplaudir el exterminio de un buen puñado de musulmanes. La patraña de que en sus medios de comunicación existe libertad de pensamiento es fácilmente desmontable sólo con escuchar el nombre de sus dueño: la Conferencia Episcopal Española, un organismo antidemocrático por esencia, basado en un sistema de obediencia jerarquizada que controla hasta la última brizna de hierba que crece bajo sus malolientes sotanas. Así que esos dos exizquierdistas, exmarxistas, esdetodistas que venden sus habilidades intoxicadoras al Ente Vaticano son sólo eso, unos mercenarios, con toda la carga semántica de ese término, sin libertad para comunicar nada que no haya sido previamente diseñado por un estratega ensotanado. Quien quiera mearse de la risa puede expurgar en los archivos de la revista de tendencia marxista leninista de los 70, El Viejo Topo, los artículos que perpetraban los dos pájaros. Y como el máximo representante del amoralismo filosófico, Gabriel Albiac no es (afortunadamente) demasiado conocido puede el curioso comprobar AQUÍ su capacidad de comportarse como un racista de la peor especie asistiendo a la denuncia pública que parte de sus alumnos de la Universidad Complutense de Madrid levantaron contra él. O a una semblanza que le hizo Carlos Tena no hace mucho.

Pero a mí me da mí me da igual que unos sean sinceros y que otros sean mercenarios. Igualmente dañinos son porque defienden la injusticia como forma normal de actuación de los políticos y de los ejércitos. Sí me preocupan más los defensores de esa injusticia que se dicen aún progresistas. Los que a la sombra del PSOE se reclama de izquierdas, es decir luchadores contra la injusticia en cualquiera de sus formas, pero que en sus descensos a los infiernos de la justificación de los hechos de los apóstoles socialistas españoles se pringan del cieno de la iniquidad hasta los ojos. Y el hechos fundamental de esos apóstoles socialistas es que están sistemáticamente justificando el que un estado poderoso machaque, empobrezca, bloquee y de vez en cuando asesine a sus vecinos a los que asfixia sistemáticamente con el fin no confesado de destruirlos para ocupar su espacio. Muchos callan, probablemente porque en el fondo se sientan avergonzados, pero otorgan. La evidencia de la injusticia es tan rotunda que los aplasta en su fuero interno. Otros, en cambio, gallean y alardean de tener justificaciones perfectamente válidas. Aunque no sea un argumento de peso, sólo tienen que comparar esas justificaciones con las que presentan las fuerzas más reaccionarias contra las que sin embargo dicen luchar. Porque sus posturas no se apartan un milímetro del guión que los asalariados del gobierno israelí o los racistas (ellos sí) antiislámicos pregonan. Que se trata de un caso de defensa propia, que los cohetes kashan, que el derecho a existir de Israel, que Hamas está formado por un puñado de terroristas... Esa el la gran victoria de Israel, la que apuntala sus nefastas aunque mortíferas campañas bélicas (perdón, criminales, la guerra es otra cosa) contra sus vecinos. Como decía Edward Said, los que justifican por sistema los crímenes de Israel siempre empiezan por el último o penúltimo episodio, nunca por la raíz del problema. Ya ni siquiera se habla de las resoluciones de la ONU para que Israel devuelva lo robado y resarza a los damnificados por su política de limpieza étnica llevada sistemáticamente a cabo desde 1948. Ya siempre la culpa es de los palestinos por removerse cuando lo pisan. No han comprendido que son un pueblo vencido, como decía hace poco un general israelí. Y eso significa que tienen que aceptar el saqueo, como en los tiempos bíblicos.

Y la última pedrada a la razón de la justicia de estos gallitos socialistas ha sido escandalizarse por la aceptación por parte de un tribunal español de la denuncia por crímenes de guerra a unos verdaderos criminales de guerra que perpetraron una matanza (una de tantas) contra civiles palestinos desarmados. Militares israelíes, claro, impunes en su país por razones obvias. Sus apóstoles, Moratinos, Fernández de la Vega, Zapatero, se han aprestado rápidamente a tranquilizar al gobierno israelí prometiéndole ¡¡¡CAMBIAR LA LEY!!!, para que sus criminales sigan siendo impunes también para la justicia española. ¿Porque peligran, tal vez, las ventas de armas, que envilece a todos los españoles? Cambiar una ley que no gusta a un país extranjero porque amenaza con no comprarnos las armas que le sirven para cometer sus crímenes, es la más perfecta de las infamias que nuestros gobernantes podían perpetrar.

Los que defienden a estos políticos son los mismos por otra parte que andan exigiendo con voz ostentórea la apertura de una gran causa judicial contra el franquismo. La condición de catecúmenos del PSOE, un partido liberal gestor sólo de un triste posibilismo, al que la ideología de izquierdas sólo le sirve para decorar sus mítines vacíos de contenido, los ciega de tal manera que no son capaces de entender que la lucha contra la injusticia es universal y que esos juicios generales que dicen reclamar para devolver la dignidad a la República asesinada por el fascismo participan de la misma textura moral que la que reclaman las víctimas del terrorismo de estado israelí. Y de no darse cuenta que es el propio partido al que pertenecen o al que votan con arrobada fruición el que sistemáticamente bloquea disimulada, pero eficazmente, cualquier intento real de llevar a cabo ese anhelo de justicia que tantos esperamos. Que la postura del gobierno español de no ayudar a los masacrados palestinos es tan abominable como la de las democracias europeas que no ayudaron a la República por el temor infundado a la probabilidad de una revolución proletaria. Ahora el temor ya no es al fantasma del comunismo sino al del islamismo, pero ambos funcionan igualmente como inhibidores del deber de socorro. Algo de lo que les pasa se entiende si se tiene en cuenta que son gente que odia más visceralmente a Anguita que a Aznar. Que consideran que a la izquierda del PSOE sólo existen fantasmagóricas tribus de izquierdistas salvajes embrutecidos por el consumo inmoderado de basura catequística marxista-leninista y enganchados irremisiblemente a opiaceos destructores de la voluntad como el leninismo, el trostkysmo, el castrismo, el guevarismo, el populismo chavista y tantos otros ismos periclitados. Son los representantes de la izquierda bien, la del jersey de pico y la mecha y oro, que practican el mismo racismo y clasismo sociológico que la derecha más rancia, esa putrefacta e hiperreaccionaria derecha española única en Europa y que tienen la suerte de tener enfrente para que les justifique la posición tan centrista ella.

Porque el tratamiento del problema de Palestina que se da en Europa adolece de unas acusadas características de índole racista. De racismo pequeñoburgués concretamente. Pertenece al mismo ámbito que el racismo de baja intensidad más o menos inconsciente que el 90% de los españoles practicamos respecto a los gitanos. Cuando en España salta por televisión la noticia de que en un pueblo cualquiera 500 ciudadanos normales se dirigen un domingo por la tarde a una zona habitada por gitanos, ahuyentan a sus habitantes y prenden fuego a sus casas, ante la mirada más o menos cómplice, inerme o impotente de sus autoridades, la mayoría de los españoles mostrarán un diverso grado de repulsa por esa acción. Pero en el fondo entenderán a los vecinos que gritarán crispados ante las cámaras que los gitanos venden droga, que arman peleas, que roban, que no se integran, que no se lavan, que... etc. etc. etc. Y aunque considerarán desproporcionado e injusto el castigo infligido por sus iguales a los gitanos en el fondo de sus corazones se alegrarán de no haber sido tentados por la desgracia de vivir las mismas experiencias. Ninguno se parará a pensar los motivos de la exclusión secular a los gitanos que se practica en España, ni las causas por las que suelen vivir en condiciones de acusada precariedad, ni de la tremenda injusticia que supone mantener a un pueblo en la miseria y sentirse agredido por su olor ni... etc. etc. etc.

En el fondo del corazón, no ya de los desalmados de derechas, sino de los militantes de la izquierda bien Israel es un pueblo de payos como ellos, que hasta participa en el Festival de Eurovisión, que han tenido la desgracia de irse a vivir a una zona infectada de gitanos, que son los palestinos. El símil está cogido por los pelos por la diferencia de circunstancias, pero creo que explica bien la esencia de la mirada española al problema de Palestina.

Ahora mismo acabo de leer el artículo semanal de Javier Marías. Se le nota absolutamente indignado por la masacre puntual de personas inocentes llevada a cabo impunemente por el estado israelí, al que califica de incivilizado, mala bestia, venado, matón y chulo y afirma su voluntad de no aceptar ningún premio de aquel país. Pero de ese arrebato de cólera ante la masacre de inocentes se encuentra ausente cualquier juicio profundo de las causas de esa violencia. Lo que molesta a Marías es la desproporción de la respuesta, no el hecho de que el estado de Israel lleve haciendo la vida imposible a los palestinos desde hace más de 60 años. Eso ni se lo plantea. Según esa visión Israel sigue teniendo derecho a responder, aunque moderadamente, claro, a las tontas provocaciones de un pueblo vecino al que está matando lentamente de hambre y de humillación.

En cuanto al resto de los europeos y norteamericanos no necesitan de la cercanía del caso gitano para entender a Israel. Sus genes colonialistas se encargan de ello. No se trata sino de una corriente de simpatía más o menos vergonzante de países que una vez fueron colonialistas por un estado que sigue empleando los mismos métodos que usaron los anglosajones a lo largo de todo el siglo XIX en los territorios norteamericanos y australianos que colonizaron y que luego convirtieron en su país: la limpieza étnica de los aborígenes. Peligrosísimos terroristas aborígenes que de vez en cuando discutían la supremacía blanca y no se dejaban exterminar fácilmente, como todo el mundo sabe. Sin menoscabo, por supuesto, de las atrocidades cometidas por la monarquía española siglos antes en los por ella conquistados.

Hace unos días me encontré casualmente con el blog de un tipo de apariencia intelectual normal pero de entraña indudablemente siniestra. Andaluz, con gracejo moranquiano, que confiesa alegremente que sus tres pasiones son el Betis, el carnaval y la defensa de Israel. ¡Ele!

Algunas de las cosas que escribe en el blog ponen los pelos de punta. Por el grado de incultura que denota su forma de expresarse no creo que conozca al infame Albiac, que en un artículo de hace años reflexionaba en El Mundo acerca de lo lo ideal de la muerte que sería que los israelíes deportaran absolutamente a todos los palestinos a Jordania, con el rey Hussein (entonces estaba vivo), un rey dictatorial que sería ideal para un pueblo incapaz de entender la democracia. La mala persona que publica ese blog (del que no pienso poner el enlace) termina el relato de un viaje a Israel con la siguiente perla:


También hay otros lugares que quiero conocer y que visitaré cuando, espero que algún día, sean plenamente Israel y no estén en manos bárbaras e incivilizadas: pasear por el Monte del Templo, visitar Belén, Hebrón, Jericho y ¿por qué no? Petra y el Sinaí.


Esta mala bestia lo dice a las claras, pero ¿cuántos más de los que callan o son complacientes con el expansionismo israelí y que guardan las apariencias bajo un ceño grave no desearían ese final feliz?



ADDENDUM DEL 02/02/09):

Hasta esta mañana no he leído el artículo del historiador israelí exiliado Ilan Pappe en El País en el que, con un conocimiento de causa que pocos tienen tan claramente, explica exactamente la raíz del asunto:

GAZA, ¿REAL O POSTIZO?



ADDENDUM DEL 03/02/09)



El pseudofilósofo mercenario al servicio de la Conferencia Episcopal Española y de las JONS y caniche favorito de Federico Jiménez Losantos Gabriel Albiac muestra sin pudor el núcleo del pensamiento colonialista de índole racista que justifica las masacres que Israel perpetra con sus vecinos. Se recomienda escucharlo cerca de donde se pueda vomitar. (Tertulia de LA MAÑANA de COPE del 31/12/08)




NOTA IMPORTANTE PARA LOS LECTORES

He recibido un comentario anónimo en el que se me amenaza con denunciarme en el juzgado por difamación. He de decir a los lectores que pasen por aquí que yo, como pueden comprobar por sí mismos, me he limitado a recoger una acusación que se ha hecho pública en muchos lugares de la red. De la alusión a las MALAS LENGUAS a las que me remito, una está en el propio enlace que coloco en esas palabras en su contexto original. La otra en un debate celebrado en una televisión catalana, cuyo enlace es ESTE. La persona que me ha amenazado es una pésima lectora, en el apartado de comprensión de textos escritos en castellano. Es probable que ella no lo entienda tal vez por causa de alguna tara natural o provocada que padezca, pero realmente de lo que ha leído no puede colegirse que el autor de este post de este humilde blog acuse a nadie de nada, sino que ha leído y visto en televisión que hay quienes acusa a alguien de algo. La diferencia es clara. Y rotunda. El autor de este blog no tiene la costumbre de afirmar nada por sí mismo de lo que no tenga pruebas, aunque sí se considera con derecho de comentar lo que se dice públicamente en la red y en los medios de comunicación públicos.

19 comentarios:

A.M. dijo...

Quiero recordar que la difamación (com decir que los que piensan distinto, cobran) es un delito penal. Enviaré este artículo a quien corresponda. Quizás usted tendrá sorpresas.

harazem dijo...

Señora mía: aparte de muy vanidosa, pues presumiblemente se pasa, o alguien comisionado, la vida rastreando quién habla de usted en la red, es usted una pésima lectora, en el apartado de comprensión de textos escritos en castellano. Es probable que usted no lo entienda, pero realmente lo que usted ha leído no dice que el autor de este post de este humilde blog acuse a nadie de nada, sino que ha leído que hay quien que acusa a alguien de algo. La diferencia es clara. Y rotunda. El autor de este blog no tiene la costumbre de afirmar nada por sí mismo de lo que no tenga pruebas, aunque sí se considera con derecho de comentar lo que se dice públicamente en la red.

Que usted denuncie bien.

maria dijo...

Harazem, ¿dnd hay q firmar o personarse para defenderte y defender tu causa q no es otra q la razón y la justicia?

un abrazo, maría

rubén dijo...

Lo que dice el hincha del Betis, lo dice ya sin ningún recato hasta Benny Morris: que el error de Israel fue no completar su limpieza étnica. Cada vez se lo están poniendo más difícil a los que pregonan que Israel representa nuestros valores frente a la barbarie. En el fondo tal vez tengan razón, y "nuestros valores" son el racismo y el colonialismo.

Duarte dijo...

Gracias, compañero Harazem. Muy bien dicho, comme d'habitude.



No viene al caso (o sí), pero hoy nos hemos concentrado en Granada para recordar que lo que pasó en España no hace tanto pasó de verdad: http://estrecho.indymedia.org/granada/newswire/display/75366/index.php

Duarte dijo...

Y siguiendo mi reflexión anterior: ¿nos tendremos que concentrar dentro de treinta años para convencer a la gente de que existió un pueblo en el Asia occidental que fue exterminado? Esperemos que no.

Isaak dijo...

Ni preocuparse por A.M. Se trata nada menos que del "Autómata Maruja", un programa que escanea constantemente Internet en busca de individuos antisistema.

Te paso una copia de "NPCav" (NiPutoCaso Antivirus) y en diez minutos no quedará ni rastro.

Saludos y salud.

harazem dijo...

Bueno, chic@s, gracias por vuestro cariño. Pero lo mejor que podeis hacer para solidarizaros conmigo y animarme en este amargo trago es leer y difundir el artículo de Ilan Pappe cuyo enlace que acabo de colgar en un addendum del post.

Un abrazo a todos

Anónimo dijo...

Felicito a harazem y me felicito por tener voces libres como las de este blog que señalan lo sesgado de la supuesta información libre que recibimos en los países democráticos.
Hernan Zin lo define muy bien comparándola con la cobertura informativa que da Aljazzera (la voz de los árabes) de la actualidad.
“No caen en el "show de las noticias" de los telediarios en España, o de la CNN o la BBC, con piezas de minuto, minuto y medio, que poco valor real tiene para el espectador, ya que carecen de contexto, y no son más que estímulos fragmentados, que aportan datos, información, pero que no forman, no ayudan a comprender.”

Y también comprendo muy bien la amenaza de denuncia hecha a este blog en relación con este artículo aparecido en Público.
“El Ministerio de Exteriores de Israel ha iniciado el reclutamiento de centenares de voluntarios que tendrán la misión de contrarrestar las críticas que recibe su Estado en los diarios digitales de todo el mundo y defender los intereses del país en la blogosfera en general.”
Aquí podéis leer las dos citas que hago en su contexto.

Artículo de Hernan Zin_ ... y la consagración de Al Jazeera y de Ayman Mohyeldin en Gaza


Artículo en Público_Israel inunda internet de propaganda

H.

Rafael Jiménez dijo...

Detesto las amenazas de los/as cobardes enmascarados. Las hagan cuando las hagan: A.M. o P.M.

lorensito dijo...

Manolo, la familia está contigo (qué se habrá creído esa... esa...), y si hay que llevarte algún bocata con lima dentro, pues se te lleva, para eso estamos.

lamalgama dijo...

No entiendo porque dices que conviene estar cerca de un lugar donde se pueda vomitar en el último addendum que incorporas, a mí me ha parecido de lo más cachondo, digno de cualquier monologuista de puticlú de carretera. Otra cosa es ver qué cantidad de gente asiente y aplaude tras la actuación.

Saluditos herboso.

pd: wimmerlkijn, ahí lo tienes.

Victorio Domínguez dijo...

Hola amigo Harazem, veo que has asombrao a A.M.

Vaya, y yo que creo que te has quedao corto, pues son muchas las personas que está reclutando los servicios secretos israelitas. Y claro la pela, es pela.

Pues sí, compañero. Yo lo digo también:
Ateos al servicio de la Iglesia Católica los dos y uno de ellos también al del estado de Israel, de quien dicen las malas lenguas que junto con Pilar Rahola cobra subterráneamente.

A.M. Ya sabe, apunte también mi nombre.

maria dijo...

Harazem, como sé que este es paso d much@s amig@s de nuestra taberna, dejo una nota por aquí, con tu permiso:
A los contabernarios: si queréis saber el porqué de la desaparición de nuestro foro, para 3 días ya, pasaros por el flirc y en los mensajes, calleja da explicaciones pertinentes.
Aquí atacan por tos laos, killo! están rabiocitos perdíos.

un besote

Joaquim dijo...

Una de las pataletas más divertidas que he leído últimamente. Llamarme "izquierda bien" me ha hecho sonreír en una mañana laboral que no me daba hasta el momento para muchas sonrisas. Gracias, pues.

Hazarem, lamento que con lo que ha llovido en este país desde principios de los noventa aun no hayas entendido que efectivamente, Aznar y Anguita son la misma mierda. Al fin y al cabo, ambos militaron en Falange sin que nadie les obligara, y eso, a lo que se ve por su conchabeo posterior, imprime carácter.

Respecto a tu antisemitismo, de puro tosco resulta patético. De verdad, tus argumentos -por llamarlos de algún modo- en este asunto son pura y rancia extrema derecha antisemita, algo muy propio por cierto en cierta izquierda autoritaria residual.

En fin, que nadie es perfecto como decía Billy Wilder. Ni tú ni yo lo somos obviamente.

Un saludo.
Joaquim

harazem dijo...

Bienvenido, amigo Joaquim, a mi humilde casa de nuevo. Humilde pero con las puertas abiertas de par en par. Lamento que tú no me abrieras las de tu casa, de natural cerradas, en el último comentario que te dejé. A mí no me parece decente mantener ese precavido mecanismo de la censura previa de comentarios en los blogs. Significa que el dueño puede pontificar lo que quiera y los visitantes no tienen derecho a contestarle. Pero cada uno hace en su casa lo que quiere para mantenerla todo lo aseadita que puede. Tal vez por eso, para tenerla tan aseadita, impides a la gente que entre por las buenas, no sea que lleven los zapatones llenos de barro y te pongan perdida la alfombra. Y tal vez por eso también pases tanto tiempo en las ajenas, como en la de mi admirado Manolo Saco, con quien por cierto, junto con Palinuro y algunos más de esa cuerda me honro humildemente en compartir, aparte de puertas abiertas, ese antisemitismo tosco que me achacas. Yo en cambio seré más educado y no te llamaré nada, pero sí te recordaré que compartes visión con gente de tanta solvencia progresista como Pilar Rahola, Gabriel “Golum” Albiac, Bernard Henry Levy y André Glucksman.

En cuanto a lo del anguitismo... No tienes ni puta idea de qué es lo que pienso acerca de mi paisano. Pero la etiquetadora Brother que tienes en el selebro te impele sin remedio a poner sello. Es lo que tiene considerarse un WASP (Wapo, alto, socialista y p). Que por los cuatro puntos cardinales sólo se ven salvajes. Todos iguales.

Un saludo

Duarte dijo...

Sobre Albiac y otros conversos:

http://manosgachas.blogspot.com/2009/02/ex-comunistas.html

harazem dijo...

Muchas gracias, amigo Duarte, por el enlace al interesante post de manos gachas. Supongo que ya tendrás noticias de la última de nuestra inefable alcaldiosa. Definitivamente ha negado la posibilidad de que se coloquen los monolitos en recuerdo de las víctimas del genocido franquista. A este paso va a dejar a vuestro KIKI Díaz Berbel a la altura del betún. Al tiempo.

Duarte dijo...

Sí, estoy al tanto... No pude pasarme por la concentración que organizaron cnt y otro colectivo de memoria histórica, pero les doy mi apoyo. De todas formas, compañero Manuel, siempre vamos a diferir en este punto. Para mí, más vale la alcaldiosa (conversa y demagoga) que promete intervenir en cuanto llegue el reglamento del gobierno, que el cacique Torres Hurtado que organiza homenajes privados a Primo de Rivera en su finca y mantiene la sede de falange frente al ayuntamiento, como una advertencia.

La razón la daba Althusser cuando hablaba de la unión soviética: la contradicción entre los dichos y los hechos está servida, nítida, a los ojos. En Córdoba igual: la incoherencia se vuelve para nosotros un arma muy poderosa.

Pero más allá de la alcaldiosa y del Kiki, de las contradicciones latentes y las explosivas, la clave radical es otra. En Granada, no existen movimientos, sólo simulacros; en Córdoba, ni eso. ¿Qué hemos hecho para llegar a esto? Esta es la madre del cordero.