(del laberinto al treinta)


domingo, 1 de marzo de 2009

Día de Andalucía (siglo XXI)

caballistasdiaandalucia


¿Alguien podría explicarme por qué en Córdoba el único acto cívico callejero que se celebra el Día de Andalucía con las bendiciones de las autoridades autonómicas y municipales consiste en un desfile de señoritos o de gente disfrazada de señorito andaluz montando vistosos y orgullosos caballos de cebo que dejan las calles perdidas de apestosos cagajones?

En el caso de que realmente los cuatrocientos garbosos jinetes vestidos de traje corto y tocados da'lancha que procesionaron ayer sean realmente señoritos remítase el lector a la obra de Díaz del Moral para su correcta interpretación. Pero si sólo se trata de pequeñoburgueses disfrazados se me ocurre siempre la misma reflexión. ¿Por qué mientras en el resto de los pueblos del estado español los trajes folklóricos se basan en fosilizaciones de los trajes dominicales de sus campesinos históricos, en Andalucía el traje consiste claramente para los hombres en el vestido de diario de los señoritos-caciques explotadores cortijeros y para las mujeres en el de domingo de las mujeres del campo, de las jornaleras?

Pero es que yo soy un insonrible y un radical y que por eso, por atender a la raíz de las cosas, siempre acaba por ver lo más sucio y perverso de las manifestaciones humanas que los demás miran con ojos cándidos. Algún día la Virgen del Rosío me lo hará pagar.

Por otra parte, también ayer, Día de Andalucía, veo que uno de los más relevantes artículos del diario monárquico católico ABC consiste en un largo lamento que su crítico oficial de procesiones, Luis Miranda, emite lastimero a la luna de la conciencia ciudadana, ante el intolerable hecho de que Córdoba tiene la peor «ratio» de nazareno por habitantes en Andalucía occidental. Menos mal que no lo lo es de toda Andalucía y que nos ganen en desidia cofrade almerienses y granadinos. Pero qué se puede esperar de la tierra de la mala follá que lleva a gala la intolerable práctica del contapismo en sus bares?

Yo creo que debería pedir ayuda a nuestras piadosas autoridades para que se empeñen en la labor de nazarenizar a TODOS los cordobeses y cordobesas. 325.453 nazarenos y nazarenas en fila de dos ocupando las calzadas, mientras nos aplauden los guiris en las aceras y pernotan en nuestros hoteles . ¡Qué visión! Por cierto habría que ir pensando en contratar granadinos y almerienses para que atiendan los bares, los mesones y los hostales esos días. Y champú, mucho champú para los siguientes.

11 comentarios:

Raquel Morrison dijo...

Aportación hipergenial en este domingo tonto.
Gracias Manuel.

Anónimo dijo...

Ademá de un inzorrible, un ateo y un soso ez que no jabeh apreciá lah ezenziah andaluzah de lo andalú en su mizmidá...

Duarte dijo...

Que se queden con el traje, con el día y con los caballos. Son lo que son y lo ponen de manifiesto. En época de (supuestas) incertidumbres y paradojas, esta coherencia alegra.

Pero no todo los actos callejeros son actos de Estado. Hay movimiento fuera de él: http://aquinosobranadie.wordpress.com/2009/02/27/28f2009-el-dia-de-andalucia-sigue-siendo-un-dia-de-lucha/

Nota: Muy bueno lo de la dialéctica sintapismo/contapismo.

Miroslav Panciutti dijo...

Desde luego, no imaginaba yo que tan mal andabais en Córdoba. A nazarenizar, a nazarenizar, hasta enterraarlos en el mar (a los descreídos y renegaos de tan loable stradiciones andaaluzas). Saludos.

Lansky dijo...

Si tu pregunta no es retórica, contesto: porque en Andalucía se da la mayor concetración de tierra -latifundio- en pocas manos, así que el traje regional, en vez de el de jornalero sin tierra, es el de terrateniente. (En Asturias y Galicia, y Salamanca, el traje tiene influecias del campesino propietario "rico" (un poco), así que no es tan distinto.

Yo me hago otra pregunta, ¿Por qué siendo el flamenco y el cante hondo tan rico, tan lleno de palos y matices, la sevilllanas de los cojones han usurpado TODA la música andaluza?

Lansky dijo...

Ah, se me olvidaba, te he puesto en favoritos en mi blog, so ateazo.

harazem dijo...

Pues muchas gracias, Lansky, por tu cortesía. Y me alegro de que no me guardes rencor por la agarrada que tuvimos en lo de Miroslav hace tiempo.

En la cuestión del traje folklórico habría (valga el chistecillo) mucha tela que cortar. Hay muchas diferencias entre el sentido del traje masculino castellano y el andaluz y no es el menor el que el nuestro sea un traje de montar de diario. El caballo forma parte del atuendo. Y el dueño del caballo, como dice León Felipe, lo es también de la hacienda, la pistola y la casa, y sólo deja al jornalero, aparte de lo justo para comprar un traje de domingo a su mujer, la canción.

En cuanto a lo de la canción, existe una pequeña confusión acerca de las sevillanas y el flamenco, que son manifestaciones de índole distinta. El flamenco es una manifestación artística desde el momento en que se trata de una expresión personal y desde luego no se puede cantar ni bailar a coro, por lo que no sirve como manifestación popular colectiva. Para eso están las sevillanas que son la forma más conocida del folklore musical andaluz, el equivalente (de las que por otra parte provienen) a las seguidillas manchegas o las jotas castellanas, manifestaciones epidérmicas del pueblo. Que las sevillanas están contaminadas por elementos estructurales flamencos es lógico y también, caso único en España, que se hayan convertido en un producto musical dirigido por la industria del disco que sufre la contaminación de la moda (como los trajes de flamenca), también, dado su amplísimo consumo en ferias y verbenas. Es así que han dejado de ser una manifestación folklórica para convertirse en un producto de hit parade.

Por lo demás el flamenco, en sus formas canónicas, es un arte fenecido porque pertenece a ámbitos desaparecidos (una sociedad preindustrial), como desapareció la música barroca o el tango, que podría haber dado lugar una evolución fastuosa si hubiera habido un mínimo de creatividad y genio en sus intérpretes y compositores modernos.

Un saludo cálido

Lansky dijo...

Si te fijas, yo no he dicho que las sevillanas sean flamenco; hablé de usurpar TODA la música andaluza. Y aunque son muy pertinentes tus comentarios sobre la colectividad en fiestas, no estoy totalmente (sí, en parte), de acuerdo en que el flamenco perteneces "sólo" al pasado. Aunque surja en las sociedades preindustriales, como el blues la esclavitud de los campos de algodón, pero para mí Camarón, en pleno desarrollismo, o Morente, ahora mismo, o tinglados como el sinfónico de Mauricio Sotelo no me lo parecen. Ni Mairena, si a eso vamos. Francamente, cuando oigo a Billy Holliday cantando ese blues de los extraños frutos que cuelgan de los árboles de Missipsipi, no necesito pensar en el Ku Kux Kalna o actualizarlo con Guantánamo para ver su vigencia.

Un saludo (La agarrada, dices, ni fue para tanto ni soy rencoroso, juro que se me había olvidado, comecuras)

Anónimo dijo...

Hola:Un paréntesis para comentar que he descubierto una canción ladina llamada "Mi suegra" cantada por una voz maravillosa y no menos la interpretación ¿la conocéis? También he descubierto al tangerino Emile Zrihan y sus canciones sefardies. Me gustaría que Harazem comentara algo sobre este tema. Un saludo.

harazem dijo...

Ante todo rogar que quien quiera comentar algo esperando ser respondido use cualquier tipo de nombre, nick, apodo o título nobiliario, simplemente para evitarme la desazón de tener que llamarle Sr./Sra Anónimo/a.

Quienquieraqueseas: (Parentésicamente) aunque no lo indicase por razones obvias colgué hace tiempo un tema de Emil Zrihan en este blog que me sirvió para perpetrar una broma ezaboría acerca del origen del flamenco, digo ezaboría porque he recibido peticiones incluso de departamentos de música de acreditadas universidades sudamericanas para que les ampliase el tema.

http://manuelharazem.blogspot.com/2007/03/acerca-del-verdadero-origen-del.html

Emil Zrihan es efectivamente un cantante israelí judeomarroquí (nació en Rabat, no en Tánger) que cuenta con una portentosa voz (se habla del mejor vibrato del mundo) y que es capaz de interpretar tradiciones judías y andalusis perfectamente. Es cantor oficial de la sinagoga de Tel Aviv y findador de la Orquesta Andalusí de Israel. Su último disco, Ashkelon, es muy interesante y en él denota su pasión por Antonio Molina, a quien imita abundante y felizmente.

Probablemente por un fluencia de Zrihan una cantante de temas sefardíes llamada Yasmin Levi ha acabado también imitando a Molina con bastante gracia. En YOUTUBE tienes algunos ejemplos de lo que digo. Yo he oído bastante de Levy, aunque ahora no tengo la lista de temas a mano. Es probable que el tema ese de LA SUEGRA sea suyo, a no ser que te refieras a este:

http://www.youtube.com/watch?v=IfdFHqrEy10

Aixa dijo...

Gracias Harazem: Sabía que no me dejarías sin respuesta.
No sé porque no cultivamos más el gusto por la música de la cuenca del Mediterráneo en toda sus manifestaciones. A mí personalmente Madona...y todo lo anglosajón no me dice nada frente a estas melodías