(del laberinto al treinta)


martes, 1 de diciembre de 2009

La calderilla de Moratinos

Moratinos es un tipo muy dado a perder la paciencia con quienes lo ponen incontestablemente en evidencia. Debe ser que la tiene en calderilla, suelta en el bolsillo, como la conciencia, aunque a ésta la tenga asegurada permanentemente por las frecuentes confesiones a que se somete por su profesión de fe católica. Cuando no tiene argumentos, se cabrea ostensiblemente. Hace años perdió la paciencia y se mosqueó bastante con un grupo de universitarios palestinos cuando le presentaron las evidencias del escoramiento europeo hacia las razones de Israel para machacar a sus conciudadanos. Aquello no tuvo nada de extraño para los que estamos convencidos de que además de diputado por Córdoba Moratinos cumple la función de un muy artero topo de los servicios secretos israelíes en las varias misiones diplomáticas que ha venido ejerciendo desde los años 90: Enviado Especial de la UE para Oriente Medio y actualmente ministro de Asuntos Exteriores del Reino de España. El reciente enjuague del gobierno israelí poniéndolo en evidencia asegurando que tenía las garantías personales del ministro de que evitaría el juicio en territorio español en el que su ejército podría ser condenado por genocidio, no deja lugar a dudas. También perdió lo papeles cuando se le recriminó sus indecentes rozamientos con un sangriento dictador como Teodoro de Guinea con el loable fin de salvaguardar los interesen petrolíferos de quienes nos llenan el depósito de gasolina.

Ayer la volvió a perder. Es normal, ha sido pillado in braganti en la cama del dictador vecino, sobrino-primo por otra parte de quien ejerce de monarca en estas tierras, negociando la cura chapucera del grano de pus que le ha salido al gobierno marroquí en el culo con la activista saharaoui Aminatou Haidar. Y tratando de tapar la boca de quien lo denuncia con regalos suculentos de pasaportes o estatutos de refugiado.

De que hubo contubernio entre los servicios secretos de los dos reinos no cabe duda, si no, no habría sido admitida sin pasaporte la activista en el aeropuerto canario. Probablemente pensaron que se trataba de un enjuague rutinario. Un intercambio de favores. Pero la sujeto de trueque marroquí les ha salido contestona y dueña de una dignidad de la que carecen los demás protagonistas, nuestro ministro el primero. Es así que no entiende Moratinos que Aminatou Haidar no acepte los regalos tapabocas que le ofrece saltando por encima de una normas perfectamente fijadas y que sólo acepte el cumplimiento de la legalidad. Es decir que trate de obligar, no pedir, al gobierno marroquí que cumpla con las leyes internacionales y acepte solucionar el problema en su propia casa, en lugar de pasárselo a un país vecino, a cambio de otro favor desconocido aún. Debe ser que considera que el pasaporte español es más valioso que el marroquí. Que considera unas ciudadanías más importantes que otras. Y eso se llama racismo.

Pero el problema de fondo es que los gobernantes de este país siguen instalados en la ignominia con el tema de su excolonia. Ningún otro gobierno de un país europeo excolonialista se ha portado tan cobardemente y de una manera tan rastrera con los habitantes de sus excolonias como el español. Todos los gobiernos españoles sin excepción. La promesa hecha por las autoridades coloniales españolas a los saharaouis siguen en pie. No cumplidas e intencionadamente olvidadas, pero en pie. Moratinos es el símbolo hoy de esa vergüenza. Y debería darle vergüenza, mucha vergüenza en lugar de acusar a una mujer mil veces más íntegra que él de estar manipulada por traidores a la patria. Debe ser que la tiene también en calderilla.


ADDENDUM del 07/12/09. José María Ridao coloca hoy en sus exactos términos el conflicto surgido por la doble ilegalidad cometida por los representantes de dos gobiernos, el marroquí saltándose su propia legalidad,la internacional y la Declaración de los Derechos Humanos que ha firmado, expulsando a una ciudadana sin motivos y el español por aceptar ocultamente la recepción de la expulsada saltándose las normativas del derecho nacional e internacional.

8 comentarios:

Lansky dijo...

Y aunque el caso del sahara "español" nos toca más de cerca, si al menos fuera el único caso, pero no, es la norma d ela diplomacia española, como cuento en mi blog: dar patadas hacia anbajo y lamer culos hacia arriba. Y cuidadín, como dice un comentarista en mi post, con los bobalicones como Moratinos (y ZP, si a eso vamos)

Lisístrata dijo...

mucha suerte y la victoria, para Aminatou Haidar y al pueblo saharaui.

malabaddon dijo...

Dejo por aquí el artículo de Carlos Ruiz Miguel titulado 'Moratinos tiende una trampa a Aminatu Haidar': http://www.saharalibre.es/modules.php?name=News&file=article&sid=3292

Paco Muñoz dijo...

Es cierto le ha salido un grano y se ha cabreado, se le ve en la cara, como diciendo ¿pero cómo me puedes despreciar lo que te doy, por encima de las leyes? Pues te lo ha despreciado porque tiene lo que les falta a muchos y es dignidad, aunque le cueste la vida.

Se les ha visto el plumero con el enjuague, que seguro lo tenían previsto. Un m... para el primo, otra para su pariente de aquí y para el M..

Puerta de Osario dijo...

No te había leído, Manuel. Pero me alegra la coincidencia.

Txomin Goitibera dijo...

El hecho de que el gobierno haya permitido la entrada irregular de Aminatu y la negativa por parte del mismo gobierno a repatriarla que se podría hacer sin ningún requisito previo necesidad de pasaporte español ni más zarandajas según prevé el Reglamento de Extranjería:

Artículo 18:
… También podrán realizarse las salidas, con documentación defectuosa o incluso sin ella, si no existiese prohibición ni impedimento alguno a juicio de los servicios policiales de control.


El enjuague queda completamente claro. El gobierno le está haciendo el trabajo sucio a Mohammed VI.

Pd/ Mejor que escribir "Aminatou", escribid Aminatu. Es así como se translitera el nombre en español. Si escribimos Aminatou estamos transliterando a la francesa, lo cual es optar por el criterio marroquí y Aminatu no es marroquí, es saharaui.

Saludos.

Anónimo dijo...

Colega... eres realmente injusto con Moratinos. Se ha enfrentado a menudo con los israelíes y por ello ha tenido dificultades una y otra vez en numerosas ocasiones con los ínclitos.
Creo que sería interesante menos demagogia y un poco más de cabeza en los análisis. Ejem

harazem dijo...

¿Me lo dices de verdad y sin pizca de ironía, colega? ¿Sin que se te escape la risa floja mientras lo escribes? Porque sí es así, a lo mejor deberías someterte a una cura de desintoxicación de los medios oficiales. Porque la cosa va de como si un mediador municipal entre un matón de barrio que ha ocupado ilegalmente los huertos de sus vecinos y se está construyendo en ellos un chalecito, y además los muele frecuentemente a palos si rechistan, y sus dueños legales, tratara por igual a ambos. A ocupantes y a ocupados. Y como si riñéndoles a ambos porque no llegan a un acuerdo, el matón se mosqueara con el mediador y lo llamara parcial y vendido a los vecinos porque no acepta totalmente su punto de vista, porque no considera intolerable que los desahuciados se resistan a serlo.

Moratinos jugó el papel de poli bueno europeo en el reparto de hostias a los palestinos para hacerlos rendirse como pueblo y como entidad territorial en los años 90. El poli malo, Israel/USA, necesitaba para justificar sus fines alguien que representara la mala conciencia europea por el Holocausto. No podían soñar encontrar un don Pim Pom tan perfecto para ese papel, un santito que no tuviera nada que ver con la matanza de los seis millones de judíos por una panda de hijosdeputa, pero que estuviera dispuesto a hacer el papel de Agnus Dei para ellos. Es católico practicante, ¿lo sabías?