(del laberinto al treinta)


lunes, 13 de septiembre de 2010

Más Leña a la Arqueología

Ruinas califales aparecidas en las obras del Hospital Reina Sofía

Restos de una almunia califal hallados en las obras del Hospital "Reina Sofía" de Córdoba.

Lo peor de este asunto es lo fácil que lo pone esta señora que trabaja en el Diario CORDOBA para hacer juegos de palabras con su apellido y su dedicación. Isabel Leña arremetiendo de nuevo contra el patrimonio arqueológico de esta ciudad. Yo no la conozco, pero me la imagino una señora muy fina, muy pulcra y muy aficionada a tenerlo todo aseadito, a ser posible alicatado de porcelanosa hasta el techo. Incluso los restos arqueológicos que aparecen en esta ciudad. O limpiamente eliminados. Por latosos, por suponer escollos para el higiénico enladrillamiento de hasta las muelas de esta ciudad, por salpicar todo un entorno que ha de ser pulcramente granitificado. Latosos, escollos, salpicar... Son las expresiones que ha usado en la edición del domingo tratando de informar del estado de las obras de La Ribera para referirse al hallazgo de piezas del patrimonio arqueológico. Y no es la primera vez. Hace unos meses tildó de quebraderos de cabeza para los propietarios de los terrenos a los 4.000 enterramientos encontrados en el Zoco. Su posible interés histórico y antropológico refanfinfleishon.

Por lo demás, a su pasión destroyer suma una portentosa capacidad para incumplir las normas básicas de su profesión: informarse correctamente para poder informar correctamente. Lo puso de manifiesto en un comentario a la noticia el arqueólogo Jerónimo Sánchez que opuso a su alegre afirmación de que los restos en solfa eran un nuevo hallazgo el hecho de que fueran conocidos al menos desde hace 10 años, como demuestra el haber sido datados desde entonces y las conclusiones publicadas poco después por Pedro Marfil (2). O sea, lo que se dice correctamente desinformada. Hay que anotar el hecho de que ese comentario de Jerónimo y dos más han sido eliminados después de haber sido publicados. Alguien en el facebook ha anotado la posibilidad de que el censor que estuviera hoy domingo de guardia (1) fuera el mismo de cuando el Diario pertenecía a la prensa del Movimiento. Que no le aplicaron la jubilación anticipada.

Pero esto no se trata de algo puntual, fruto del capricho o el gusto por las superficies repulidas de una señora que escribe en un diario. No. Se trata de algo mucho más profundo. De una estrategia minuciosamente diseñada desde hace decenios para crear una opinión ciudadana contraria a la preservación del patrimonio arqueológico de esta ciudad mediante la lenta inoculación en el corpus social de la idea de que la conservación de los restos del pasado sólo supone un obstáculo para su desarrollo económico. Eso en una ciudad que vive de un turismo mayoritariamente cultural que viene exclusivamente a ver los restos de su esplendoroso pasado. Y lo consiguen, vaya si lo consiguen. Sólo hay que ver los comentarios de los lectores de la prensa ante noticias de hallazgos. Los arietes principales de esta estrategia son tres: los políticos municipales, sean de la cuerda que sean, los representantes de la patronal ladrillera y los periodistas.

A raíz del descubrimiento del yacimiento de Cercadillas, en el año 91, el gobierno de Herminio Trigo, promovió una auténtica campaña de desprestigio para crear en la opinión pública un sentimiento contrario a la Arqueología. Así se podía destruir un yacimiento para construir la estación en una zona determinada y no trasladarla 800 metros, ya que se estaba especulando con esos terrenos que habían al lado. Son palabras textuales de Pedro Marfil en una entrevista digna de ser leída al completo. Desde entonces muchos ya sólo podemos llamar al exalcalde como Extherminio.

Las frecuentes y ostentóreas declaraciones del patrono de patronos, el señor Carreto lamentándose de la desgracia de esta ciudad de subsuelo tan rico en restos son de sobra conocidos. Y para rematar la labor de desprestigio del valor de los restos arqueológicos de la prensa local de la que la señora Leña es la más aguerrida representante.

Esta ciudad, como ya conté en otro lugar, tuvo un día en su subsuelo un fabuloso yacimiento de petróleo. No un petróleo oro negro y untoso con el que fabricar combustible, sino un oro sólido y dorado, de sillares de piedra y mosaicos polícromos, cuya explotación y refinado hubiera proporcionado a esta ciudad una fuente de riqueza inagotable, limpia y duradera para el resto de su historia: las ruinas de su pasado, las huellas arqueológicas de una ciudad del siglo X con sus casas, calles, mezquitas, escuelas, fuentes, necrópolis, que sobrepasaba en dimensiones a la actual. Petróleo del que podía haber vivido desahogadamente toda ella para siempre si se hubiera pensado y creado el mayor parque arqueológico del mundo, comparable a Pompeya, pero que los intereses de una panda de ladrilleros roepalillos aliados con unos políticos de una miopía (o corruptibilidad) asombrosa tiraron por el desagüe de la historia. Con la inestimable colaboración de los arqueólogos paniaguados y domesticados oficiales. Muchos estamos convencidos de que si no existiera la UNESCO y el ICOMOS, se habría urbanizado hasta Medina Azahara. Y si por la señora Leña fuera alicatado divinamente de la muerte. Hasta el techo.

Así se entiende el absoluto desconocimiento que existe en esta ciudad del auténtico valor del Parque de la Colina, actualmente conocido, inexplicablemente, por el nombre de un alcalde falangista, Cruz Conde. El enfrentamiento actual entre una asociación de usuarios de un circuito deportivo y el Ayuntamiento que pretende adoquinar unos caminos se está basando exclusivamente en ese punto y en impedir cualquier tala de árboles. El valor como Reserva Arqueológica del mismo ha aparecido sólo muy tangencialmente. Pero es que, a pesar de que todo el mundo tiene una vaga idea de que allí hay restos, una feroz e interesada barrera se alza entre la realidad de su importancia y la posibilidad de que los ciudadanos la conozcan. Poderosos intereses urbanísticos mandan. Los que leñean la cultura.

Puerta de Osario, el imprescindible blog de Historia de Córdoba, publica estos días un magnífico artículo en el que lo cuenta. Pero haría falta una campaña en los colegios, en la prensa, en todos los foros culturales ciudadanos. Porque si eso se supiera y se asimilara y se hubiera cultivado la necesaria concienciación cultural, la de la buena, no la de las fanfarrias dormirdisisai, serían muchas las voces que exigirían no ya su intangibilidad, sino la necesidad de empezar a excavarlo minuciosamente. Para averiguar todo lo que se pudiera de los cordobeses que allí vivieron desde tres mil años antes de que el primer romano se plantara en una esquina de las Tendillas y decidiera que allí se construiría el primer centro de esta ciudad.





    (1) Copia de dos de los comentarios censurados por el inquisidor de guardia este domingo en La Hojilla Parroquial:


Jerónimo Sánchez ( http://arqueologiaencordoba.blogspot.com/2010/04/p ) - 12/09/2010 - 10:22:47 h. De nuevo a la carga, Sra. Leña. Los restos arqueológicos no son algo único que hay que preservar, son un rollazo que impide el progreso de los grandes proyectos megalómanos de este consistorio, con Juan Cuenca a la cabeza. Sigan por ese camino, así será muy creíble el lema ese del 2016 "el futuro tiene raíces". Por cierto, Sra. Leña, los "nuevos restos" se conocen desde 2003 y están publicado por Pedro Marfil desde, al menos, 2004. Ya podría informarse un poco mejor antes de dar una noticia sobre la que, evidentemente, hay una intencionalidad política perversa y torpe de trasfondo.

Fermín Salvoechea - 12/09/2010 - 10:02:57 h.12/09/2010 - 10:02:57 h. Las inclinaciones negativas de la redactora del artículo para con la arqueología cordobesa se ponen una vez más de manifiesto en este escrito. Hasta en las obras del "eje Monumental", en las que de lo que se trata es de ganar espacios culturales para la industria turística de la capital, son una rémora las apariciones de restos de otras épocas que acrecentarán nuestro acerbo patrimonial y enriquecerán los atractivos de un turismo que se ha configurado como la única industria viable de Córdoba. Muy bien, Doña Isabel, siga usted haciendo "Leña" de nuestro patrimonio histórico.


(2) MARFIL, P. – ARJONA, A.: “Nuevos hallazgos arqueológicos en el entorno de la mezquita: excavaciones en Ronda de Isasa nº 2 (Córdoba).” Boletín de l Real Academia de Córdoba 139, 2000, pp. 115-136.


La publicación en prensa del hallazgo: http://www.arqueocordoba.com/noved/hemeroteca/2004/200410/noticias20041029DIA.pdf

21 comentarios:

Jerónimo Sánchez dijo...

Muchas gracias, Harazem, por comentar las dos no-noticias en esta ciudad: que los restos arqueológicos son una mierda y hay que exterminarlos porque paralizan el progreso; que el Diario Córdoba censura. Lo que me extraña es que los comentarios estuvieran todo el domingo puestos y, de repente, a las 9 de la noche, lo quitaran todo... se ve que le habían dao vacaciones al censor oficial y habían puesto a un becario... pobre... seguro que ya no repite..... Por lo demás, gracias otra vez y te informo de que se ha montado un grupo en FACEBOOK al que se puede apuntar todo aquel que haya sido censurado por este medio de información que alardea de democrático y de todo eso.... se llama : A MÍ TAMBIÉN ME BORRAN LOS COMENTARIOS EN EL DIARIO CÓRDOBA. Porfi, se ruega poner pruebas.
Es lógico que quiten comentarios insultantes y maleducados, con palabrotas y eso... pero decirle a una señora que los "nuevos" restos que ella publica salieron hace años no es insultar, es decirle que en lugar de poner en el periódico lo que le mandan que ponga, que investigue. En fin.... siempre nos quedará La Sima....
Gracias otra vez.

Lansky dijo...

Todo suelo que no se pueda considerar un solar (edificable) es un incordio

Todo urbanismo que no sea comprar por hectáreas vender por metros cuadrados

Todo concepto urbanístico que no lo sea inmobiliario

Toda arqueología que no añada plusvalía a la venta de propiedades verticales

Todo eso es una vaina, hombre

marta dijo...

Manuel, en el fondo no deja de ser una tergiversación más del poder corrupto, es como lo de la crisis y los trabajadores y los pensionistas. Recuperar y dar a conocer el patrimonio histórico de una ciudad o pueblo o grupo o lo que sea... es un escollo para el progreso. Hay que tocarse las narices.

Me pregunto si hay algún movimiento ciudadano u organización que se haya puesto a cursar denuncias por el juzgado. Lo terrible de esto es que el discurso termina por calar en la población, ven el proceso de excavación como un fastidio inmenso innecesario y por ende, la protección del patrimonio.

Terminan por suceder casos como el que sufrí en Castilla León, en el que el grupo de trabajadores encargados de excavar y documentar un yacimiento fuimos insultados y y nuestro material saboteado (que era material público además) por un colectivo de indeseables (encabezados por un piadoso pater ovejae) al grito de "nos están destrozando la pradera de las romerías".

Me temo que tengo que acudir a Miguel Delibes para expresar toda la rabia que esto me da: ¡mierda, cagao, culo!

Eladio Osuna dijo...

Solo unas líneas Manuel para apoyar lo que dices en este post. Efectivamente somos tan torpes o tan interesados -algunos- que no sabemos ver ese oro negro que hay en nuestro subsuelo.
Ya que recuerdas el expolio de la estación ¿sabe alguien donde fueron a parar aquellos camiones y camiones que sacaron de restos arqueológicos? ¿Es cierto que estan almacenados en una nave de un polígono industrial? Y abusando del respetable ¿recuerda alguien el tesoro califal con piezas de oro que se encontró por los setenta en unas obras de alcantarillado por el Parque Cruz Conde? Me suenan en mi memoria pero no consigo encontrar la reseña del peiódico pero sí la recuerdo.
Ánimo Manuel, que llevamos la razón.

marta dijo...

Pues, Eladio, puede que esas piezas que citas estén en el mismo lugar que las del Museo de Prehistoria de Cantabria, cuyo espacio está ahora ocupado por un bonito solar y andan desaparecidas por ahí en algún almacén del Puerto de Raos...

harazem dijo...

Lansky: Efectivamente, todo eso y más. Pero en el caso de Córdoba la codicia se transmuta en estupidez porque en esos solares edificables existía un tesoro explotable infinitamente más rentable que un bloque de pisos. Y lo que es peor, insustiruible una vez destrozado.

Marta: Algún movimiento ciudadano hay. El problema es doble: no sólo luchas contra los políticos al servicio delpoder económico, sino contra la propia gente. Y que el mal grande ya está hecho. La destrucción de los arrabales islámicos del siglo X es irreversible.

Eladio: preguntaré por el tesoro ese de que hablas. A mí no me suena. Pero es normal, porque sobre mi interés por la arqueología se superpone una memoria ruinosa.

Jerónimo: menos gracias y más cañitas.

anarchy dijo...

Contaba mi padre, enconfrador, que cuando se construyeron las galerías que comunican el actual Boulevar de Gran Capitán con la Calle Cruz Conde, sacaron a escondidas y a la chuta callando(con nocturnidad y alevosía) de allí unas columnas de mármol blanco enormes, que ni en Medina Azahara oiga...a dónde irían a parar en aquella época oscura??

Lansky dijo...

CODICIA + IGNORANCIA = EXPLOSIVO (De mayor capacidad destructiva que la dinamita)

Paco Muñoz dijo...

Manuel hemos hablado y coincido plenamente con lo que dices. Está mañana he estado mirando el plano de 1811 y en la Colina de los Quemados están relacionadas unas murallas, a la altura de la Huerta del Maimón, o Instituto Séneca, en los sucesivos planos ya no están. Yo he tenido siempre algunos reparos, es decir que cala el sistema, aunque a lo mejor me he dejado llevar por determinadas cuestiones comparativas. Ahora estoy convencido plenamente del tema petrolero Manuel, y ya Jerónimo lo ha explicado en varias ocasiones.

Es complicado darle la vuelta a la tortilla, es como el alcalde que no daba licencias de obras que destruirían el habitat para no dejar en el paro a sus conciudadanos, pues alguno lo hizo y hoy se alegrará, porque en el fondo eso es finito, se acaba y al final al paro, la gente no se lo perdonará desde luego. Es complicado tomar esas decisiones y hay que tener mucho valor pensar en futuro, desdeñando el presente y el trabajo incluso para tus hijos.

Enhorabuen campeón (se me ha escapado no vayas a confundirme con el Sr. Arenas), monstruo.

marta dijo...

Bueno, hay varias asociaciones que están consiguiendo cosas, os dejo los enlaces por si acaso os ayudase esto:
Asociación Amigos del Yacimiento de San Esteban, Murcia

Y también ésta:
Plataforma para la protección de Madinat Ilbira, Granada.

Lo destruido, ya pertenece al pasado, pero al menos podemos intentar parar las destrucciones futuras, ya sabes lo que se dice por ahí, que la única batalla que se pierde es la que se abandona...

Un abrazo,

marta dijo...

¡¡Y este otro:!!
Arqueología estoica de las cuatro putas piedras de Córdoba (...)

Anónimo dijo...

Seguimos:

http://cordoba.cnt.es/arqueo/2010/09/arqueologia-selectiva-de-cordoba-las-piedras-business-class-del-anfiteatro-romano/

Gracias.

Anónimo dijo...

Seguimos:

http://cordoba.cnt.es/arqueo/2010/09/arqueologia-selectiva-de-cordoba-las-piedras-business-class-del-anfiteatro-romano/

Gracias.

Eladio Osuna dijo...

Bueno Manuel, en otro blog encuentro esta respuesta a mi pregunta, que me reconforta porque confirma que todavía no chocheo, y ese dato estaba en mi disco duro

" SP dijo...

Si, Eladio, se encontraron dos vasijas llenas de monedas califales de plata, una la rompió la pala de la excavadora y otra salió intacta. Fue en la obra de la facultad de ciencias a principios de los ochenta. Ánimo en la lucha por nuestro patrimonio histórico y natural, Juanfra.

13 de septiembre de 2010 22:29"

Eladio Osuna dijo...

Ahora que lo reflexiono, de todas formas el año no me cuadra, la excavadora tampoco. Yo sigo pensando en los 70 y sigo pensando en oro. En cualquier caso se confirma el valor arqueológico de la zona.

harazem dijo...

Eladio , no pones el enlace a esa conversación de blog. Creo que el contexto de la misma es muy interesante.

En cuanto a lo de los hallazgos en el entorno de las facultades y hospitales no tienes más que ver el pedazo de almunia que se ha encontrado en los aparcamientos del "Reina Sofía". Quiere decir que, tras un barrio popular, como es el arrabal que iba desde las murallas occidentales hasta más allá de Urende y la falda de la sierra, existíó una zona aristocrática entroncada con la cercanía a Medina Azahara. ¿Ollas de oro y plata? A pesar de los saqueos posteriores seguro que esa zona esconde hasta las reliquias de las uñas que le cortaron al nacer al califa. Otra cosa es que acaben en manos públicas.

Anónimo dijo...

Es una gozada leerte. don Manuel.No quiero extenderme pues mi léxico y mis conocimientos no están a tu altura, pero tengo la sana costumbre de leer y escuchar, a los que saben y pueden aportarme algo. Pero quiero que sepas que te admiro, y leo tu blog. Felicidades.

harazem dijo...

Extiéndete todo lo que quieras, Anónimo (y ponte manque sea un mote, hombre), que para eso están los comentarios. Gracias por el piropo.

Anónimo dijo...

Este link que le dejo abajo funciona hace unos días. Vamos a ver si funciona la idea, al menos en algo, y se puede hacer algo por cosas como la "protobunkerizada" almunia del Reina Sofía, de la que Ud. nos informó en su comentario a nuestro blog CNT-Arqueología.
Sobrarán las críticas, de propios, y extraños, los arqueólogos tibios y los arqueólogos en páramo por delante; porque es tarde, bien tarde, pero sólo quizás.En fin. Veremos.
http://defendamoslosarrabales.org/

"Capitula" en la Calleja.

lamalgama dijo...

Buen artículo el de hoy en Diario Córdoba de Desiderio Vaquerizo, el cual parece confirmar mi teoría sobre la influenciabilidad de Harazem, sólo que Desiderio aporta "más" leña al fuego.

http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=591970

Anónimo dijo...

Que pena de noticia. El muro no es "nazarí", ya que Córdoba no es Granada. Y encima " se ha tenido que integrar" vuelta otra vez a la pena con la integración y conservación de los restos. Mas cositas: el triunfo de lo obvio: El sarcófago tiene logicamente restos oseos humanos (que pobre usar "esqueleto") El personaje a que se refiere la periodista gozaba de cierto poder adquisitivo, pero eso de "importante" entra en el campo de la imaginación. Suma y sigue. El sarcófago claro que forma parte de la necrópolis extensa que ocupaba todo este área, y logicamente el sarcófago es datable no por su cota, si no por la tipología, tanto del contienente como del contenido

http://www.diariocordoba.com/noticias/cordobalocal/hallado-sarcofago-romano-obras-biblioteca-patos_983763.html