(del laberinto al treinta)


viernes, 13 de julio de 2012

Germinal

"Desde distintos ámbitos, sobre todo informativos pero también políticos, suele decirse que lo que está pasando en las cuencas mineras es una cosa sorprendente, rara, y casi, casi terrorista. El problema real no es que los mineros sean terroristas, no es que sean incultos, no es que sean vagos, no es que cobren 3.000 euros al mes, que no los cobran todos, ni siquiera las pre jubilaciones de oro, el problema es que aquí está en marcha una OPERACIÓN MUY BIEN PLANIFICADA , MUY BIEN ORGANIZADA DESDE HACE TIEMPO, PERO QUE AHORA LLEGA A SU PUNTO CULMINANTE, QUE ES DERROTAR AL MOVIMIENTO OBRERO MINERO, PORQUE SABEN QUIENES PONEN EN MARCHA ESTA OPERACIÓN QUE SI DERROTAN EN ESTA OCASIÓN AL MOVIMIENTO OBRERO MINERO, ESTÁN DERROTANDO AL SINDICALISMO DE CLASE EN ESPAÑA y eso es muy importante para ellos y por eso está pasando lo que está pasando en Asturias, en Castilla y León, en Aragón y en Ciudad Real, pretenden liquidar al movimiento obrero y para ello no les importa cerrar las minas, no les importa que las comarcas mineras pierdan cientos y cientos de puestos de trabajo, uno directos y otros indirectos, lo que les importa es liquidar, liquidar y liquidar." Pedro Alberto Marcos. Programa Carne Cruda del 20 de junio de 2012. 

“La lucha de clases sigue existiendo, y es la mía, la de los ricos, la que por ahora va ganando” (W. Buffet, el tercer hombre más rico del planeta).

Si la Historia de España, según intuía el poeta Ángel González es como la morcilla de pueblo, que se hace con sangre y se repite, podríamos añadir también que aparte de eso su burguesía se comporta como un regüeldo, un eructo de digestiones que otras burguesías más espabiladas de los estados a los que nos creemos parecidos ya efectuaron. Así lo que está ocurriendo en los últimos tiempos en este país ya había ocurrido punto por punto, aunque eso sí, mucho menos chapuceramente, en por ejemplo la pérfida Albión. La malnacida señora Tatcher, la principal directora general de Los Mercados S.A. (llamados por entonces El Capital) en los años 80 fue contratada por los más ricos de la Tierra para comenzar la operación de mayor envergadura de la historia de la Humanidad de trasvase de riqueza de una clase social al otra. No hace falta especificar de cuál a cuál. La Unión Soviética, que pudo servir como modelo sistémico alternativo estaba prácticamente kaput y la ideología comunista había dejado de ser considerada por la clase trabajadora como una ideología provechosa, engolfada como había sido por los poderosos en la sociedad de consumo que le creaba la ilusión de tener casi tanto como los verdaderos ricos. Entregaíta estaba: dame juguetes electrónicos y dime alienado.. Un par de vueltas de tuerca cada año para prensar el estado de bienestar y subir el jugo hacia arriba, poco a poco como la rana de la olla puesta al fuego. Y aunque los sindicatos ingleses estaban igual de entregaítos que sus representados quedaba un reducto de irreductibles galos que podían resistirse: los sindicatos mineros. Objetivo, pues, romperles el espinazo y cargárselos definitivamente para no encontrar resistencia más adelante en el asalto final. La eliminación de la industria minera inglesa de golpe y porrazo fue artificial. No respondió a criterios económicos, ni sociales, ni medioambientales, sino estrictamente políticos: provocar un estallido para presentarlos a la opinión pública como salvajes, egoístas e indignos de pertenecer a una sociedad occidental civilizada que acepta sin rechistar las reglas que les imponen los políticos contratados (la mayoría) por los dueños de los grandes medios de producción capitalista. Los medios de información a su servicio harían el trabajo de difusión. La verdad es que no fue tan fácil. Los mineros resistieron diez veces más de lo que la hijalagranputa del cerebro lacado esperaba. Y la opinión pública no se dejó manipular tan fácilmente. Pero desde luego, aislados geográficamente como la famosa aldea gala de los tebeos y asordinada su lucha por los medios mercenarios, tarde o temprano el estacazo les rompería el espinazo. Como así ocurrió. El último sindicato auténticamente proletario de Europa pasó a mejor vida. Inmediatamente la maquinaria extractora se puso a marchas forzadas en movimiento: en tres años escasos la sanidad, la educación británica, los transportes y los derechos de los trabajadores británicos retrocedieron 30 años. Estos tres últimos años asistimos a un nuevo asalto, más virulento aún.

En España tuvimos la ventaja de que los ricos necesitaban hacernos engordar antes de ordeñarnos de golpe. Aquí tocaron otras Tatchers disfrazados de progres. Felipe González, el político más trilero que ha dado el país desde la muerte del Canalla, aparte de pactar la intangibilidad de la sangrienta burguesía fascista española, fue el mercenario contratado por los Mercados para domesticar a los sindicatos, privatizar empresas públicas e internacionalizar las privadas nacionales, cebarnos, para convertirnos en un país exactamente exprimible cuando llegara su momento. Primero tendrían que convertirnos al consumismo y dejarnos perfectamente estupefactados y con muy pocas ganas de cambiar de sistema. La alternancia posterior entre los falsos socialistas y los herederos de la burguesía franquista, sólo jugó a la mayor o menor prisa para ponernos en suerte parea el ordeño final. Que ya ha llegado. ¿Cuál es el modelo para estos cabrones? Pues el de la Dama del Coño de Hierro. Pero como decía antes aquí ha sucedido como un eructo del proceso británico, pero como la chapuza nacional es la verdadero hecho diferencial de todo el país, así se están haciendo las cosas. Todo a la vez, provocación mediante la ruptura de los acuerdos firmados con los mineros para provocarlos, llevarlos a la lucha, aislarlos y romperles el espinazo y desmontaje del nivel de vida de la clase trabajadora. De toda, sobre todo de toda esa masa subnormal que pensó que ellos no eran trabajadores porque no llevaban mono.

La palabra proletario hace referencia a quien sólo posee en este mundo una prole. Como no tenían nada más, ni móviles que les pajeran las neuronas más estúpidas del cerebro humano, ni pisito de mierda pagado a precio de palacio rococó, vacaciones adocenadas en playas abarrotadas de trabajadores que no saben que lo son porque están allí, ni cochecito que les embarga la vida en cuidados y en alimentarlo podían presentar batalla. Los mineros a los que se les arrebata el medio de vida por pura provocación, sólo para machacar la única resistencia que pudieran encontrar en su marcha hacia el robo final, son como los proletarios de Germinal que no tenía nada más que su prole. Los demás tienen además su propia estupidez de clase. La resignación y la televisión basura, fútbol y Gran Hermano. Y pronto mocos pa comerse. Merecidos.

6 comentarios:

Guillermo Loaysa dijo...

Muy buena Manuel, te lo agradezco porque me hacía falta leer algo así.

Un saludo.

harazem dijo...

Bueno, Guillermo, me alegro de que a alguien le haga provecho. Gracias por comentar.

Paco Muñoz dijo...

Muy verdadero. Es un perfecto análisis de la realidad actual y contemporánea. Yo añadiría que la caída del comunismo entraba en esa operación, con la CIA, Mafia italiana y mafia Vaticana. Papa polaco, remedo de sindicalismo de escapulario y velas, así acabó el amigo Lech, pero con un retiro de los dineros del Nobel en su plan de pensiones, y el otro beato de momento, haciendo milagros por el mundo. El comunismo cayó como un castillo de naipes, al que contribuyó el indeseable borracho que tomó el relevo del Sr. Gorbachov, porque estaba ya cogido con alfileres, ya se ha visto el boom de los ortodoxos como se han hecho de nuevo con el poder. Todo formaba parte de ese episodio singular que tan bien describes con tu fina ironía. También masacró el Canalla a los mineros en su momento, en un periodo republicano, lo que hizo la operación mucho más lamentable.

Del vaquero sevillano de acción católica no digo nada porque lo has dicho tu todo, formaba parte del desmontaje de lo que quedaba del socialismo histórico y el marxismo. Otan de entrada, no, etc. Conmigo o si mí. Maletas de la socialdemocracia alemana, germen de donde estamos. Habría que ver también en el golpe de estado del 23F, que peso tuvo la cita de Lérida, en la que se reunieron Mujica y el General Armada, que citó La Vanguardia (1980). Luego Arzalluz y Pujol dijeron que a ellos les había visitado el ex defensor del pueblo para sondearles en la participación en un gobierno de concentración presidido por un militar. Todo esto lo ha negado Mújica pero es lógico negarlo. Luego las listas de ese Gobierno señalaban al Sr. Mujica como responsable de la Sanidad y al Sr. González como Vicepresidente. Aunque las listas podrían haber sido tóxicas.

Harazem si es que tiras de un hilo y te salen muchas incógnitas y acontecimientos. Lo que si tengo claro es que al fascismo se le ganó en Alemania e Italia, y aquí se perdió, y de esos barros estos lodos. Camaleónicamente se adaptaron a la modernidad y ahora son neocon en su mayoría. Las grandes sagas son las mismas y están en todos sitios, y en todas las instituciones, lo que pasa es que descaradamente ya, sin tapujos. Ya no existe la hoz que cercene y el martillo que remache, herramientas a las que le tenían miedo y sirvieron para dar un respiro a la clase trabajadora, durante el tiempo que estuvieron afiladas.

En fin felicidades por el análisis que como el anterior comentarista gusta leer. También la historia mundial se hace como dices “con sangre y se repite”, todas las revoluciones son así, nunca con el consenso y la palabra el capital o los neocon dan nada, lamentablemente, luego después de hacer las morcillas surgirá un bonapartista como en todas y vuelta a empezar. De todas formas coincidía con Goya, que no era nada tonto, ojala se hubiera quedado aquí D. José, en lugar del miserable y asqueroso Borbón. Se hubieran matado dos pájaros de un tiro, por un lado la modernidad del país y por otro el yernísimo sordo, seguro estaría en los albañiles, en lugar de rentabilizar los favores de su familia política.

Anónimo dijo...

He estado leyendo un poco el blog y aquí se respira un RESPETO tremendo...Bueno, siempre ha habido gente que le hace feliz criticar a los que no piensan igual que el porque realmente no son felices...(Espero equivocarme en esto y que sean felices) pero tanto odio y el afán de criticar con maldad, con ensañamiento y con dolo, hablando el términos jurídicos, es algo que no me entra en la cabeza...

harazem dijo...

UN beso mu grande con ensañamiento y dolo en términos jurídicos, querido Anónimo. La felicidad ja-ja-ja já... de sentir amor jo-jo-jo-jó...

Paco Muñoz dijo...

Ya me extrañaba a mi la ausencia de tu felicidad "contestatoria" se conoce que los permisos en el infierno son cada vez más espaciados.