(del laberinto al treinta)


martes, 29 de abril de 2014

¡Destruid la puta Mezquita!

Se informa a los padres con hijos adolescentes que el sujeto que excreta ese artículo es profesor de literatura en el IES Séneca de Córdoba. Sólo para que sepan quién da o puede dar clase a sus criaturas. Ese tío fue compañero mío en la facultad a finales de los 70. Se dedicaba a boicotear todas las asambleas que podía mediante las más peregrinas triquiñuelas de forma. Fue siempre más tonto que la cigüeñilla de un botijo y a pesar de que pudimos haber hecho escarnio repetidas veces de su estupidez reventadora y de su acusada deformidad física se le puso siempre educadamente en su sitio. Siguiendo su manera de entender el mundo tal vez deberíamos haberlo hundido psicológicamente, machacarlo emocionalmente hasta convertirlo en una piltrafa humana carne de suicidio. Así nos ahorraríamos hoy sus mefíticas y hediondas consideraciones.

Por si queréis verle el careto mejor: FICHA DEL ATENEO. Como podéis leer ahí es uno de los críticos de procesiones del Acorazado ABC y su columnista más tonto (lo que ya es serlo). Su mundo es el narcocofrade y es un conspicuo politoxicofrade. Se chuta cofradeína pura, sin cortar, en varias hermandades.

Y por si queréis leer el textículo directamente en la web del putrefacto diario AQUÍ TENÉIS EL ENLACE donotlink.com mediante para que no cuenten las visitas. De nada.

5 comentarios:

Lansky dijo...

Vaya, así que te has pasado al porno duro y sadomaso, amigo Harazem...

Manolo Espaliú dijo...

Hay veces que esmejor permanecer callado y parecer tonto que escribir algo en ABC y despejar la duda...

Antoñito de mi vida!

Anónimo dijo...

Pues va de progre por la vida. Es raro que el PSOE andaluz no le haya hecho un hueco, o buscado un chollo, tras su fiasco con CAGASUR.

marti dijo...

Nada que no sea previsible en las manifestaciones de estos zelotes. Poseen la catedral, entre otras cosas, para cobrarte por ver la Mezquita. Todo es, como bien sabe y ha explicado cuantas veces han hecho falta el Prof. Dr. Harazem, resultado de la dejadez, entreguismo y falta de ejercicio de las potestades de los Aytos. democráticos de la ciudad de Córdoba, pronúnciese, Salmorejistán.
El panorama es grotesco y alejado de cualquier muestra de civismo elemental. Habrá más, ya lo creo.

José Manuel Fuerte dijo...

Animalito... ¡el probe...!