(del laberinto al treinta)


martes, 25 de septiembre de 2007

ME VOY A LA INDIA


Me voy a la India. Un mes. Espero volver. Y no porque tema quedarme colgado de espiritualidad allá. Es mi cuarta vez y desde luego estoy completamente inmunizado contra cualquier veleidad de considerar el alma india más espiritual que la de cualquier otro pueblo, incluida la de la convertida al consumismo alma occidental. Esta vez erraremos por ciudades poco trilladas por el turismo de masas. Ciudades tipo el equivalente indio de Albacete o Ciudad Real. Sólo por llenar las retinas de otredad. Y por ponernos ciegos de curry, rebañándolo con los dedos, en lugares donde nunca supieron qué es un tenedor.


Mientras tanto os dejo todo un mes con la estampa de mi dios favorito (y el de casi todos los indios): GANESHA, esta vez en su avatar con Papi Shiva y Mami Parvati, formando una especie de Portal de Belén supermegakitsch, de arrebatadora melosidad. Y me he propuesto una meta, una búsqueda espiritual, una tariqa gnoseológico-estética, un viaje alucinante al centro de la hermenéutica del arte. Intentaré por todos los medios y en todas las lenguas que he llegado a chapurrear desentrañar el intrincado enigma de si entre los indios existe algún concepto que, aún remotamente, pudiera asimilarse al concepto carpetovetónico de HORTERA. Teniendo en cuenta que la imagen de Ganesh, Papi y Mami que os muestro podría considerarse para la generalidad de los habitantes del subcontinente de un gusto moderadamente sobrio, parco, frugal, ¿hay algo que los indios consideren hortera? Aquí me gustaría a mí ver a Bourdieu. Una meta difícil, ya lo sé, pero con grandes afanes y desvelos se empedraron las calles de la sabiduría humana. Y en algo tiene que entretenerse uno en la India si renuncia al Taj Mahal o a los templos cochinos esos de Khajuraho. Para vuestra tranquilidad os comunico que ya sé decir sin pestañear en perfecto hindi mi mantra favorito:

DOS CERVEZAS HELADAS, POR FAVOR: Krpaiá: do bier bahut thandá.



NAMASTÉ

6 comentarios:

Landahlauts dijo...

¿¿Un mes???

Bueno, pásalo bien.

Saludos.

Miroslav Panciutti dijo...

Me parece apasionante indagar sobre la existencia del concepto HORTERA entre los indios. Ciertamente, a la vista de sus producciones estéticas, pareciera que el adjetivo (con el valor que le damos aquí) no existe, pero ... ¿quién sabe? Hace ya muchos años, tuve ocasión de indagar (apenas unos balbuceos universitarios) en el apasionante mundo del kitsch artístico (especialmente en arquitectura y decoración), al fin y al cabo, una modalidad de lo hortera. Desde entonces me han quedado intereses hacia estos temas, así que espero que des a conocer los resultados de tus afanes.

En todo caso, disfruta del viaje.

Pilar dijo...

Que envidia!!!! Y no s� si sana o insana. Me muero de ganas de ir a la India; he estado a punto pero justo me quede embarazada y no era un buen plan...
Espero ir pronto.
Me gusta tu mantra....me lo voy a aprender!!!
Luego espero que cuentes todo con detalle....

Miski dijo...

Buen viaje...con respecto a la estampas, prefiero éstas a las estampas e imágenes barrocas del catolicismo que dan hasta miedo; este tipo de imágenes indias guardan parecidos con las de las mitología china donde también aparecen todos rollizos y recargados.

lamalgama dijo...

Saludos Manuel, espero que te vaya todo bien por la India. Vengo a comentarte algo que no tiene nada que ver con la entrada pero que para mí tiene cierto interés, y es que al igual que se pretende cerrar la Sociedad de Plateros de San Fernando, parece que nuestra taberna de la Calleja de las Flores ha sido cerrada, o al menos eso parece por el mensaje de "dominio suspendido" que aparece cuando intentas entrar. Sólo era por saber si sabías algo, aunque imagino que con la distancia te será difícil estar al tanto de lo que pasa por aquí, y menos por estas callejas virtuales. Bueno, no te doy más la tabarra, saludos y a pasarlo bien.

Azul... dijo...

Ya estás por volver, qué ilusión esperar que nos cuentes!!!!

Un besito!