(del laberinto al treinta)


jueves, 17 de abril de 2008

Metáforas en COSMOPOÉTICA

Muy interesante la sesión de hoy en el centro cívico de la Corredera en la que departieron el poeta marroquí Muhammed Bennis, el chileno Raúl Zurita y el periodista y poeta Ignacio Elguero director del espacio de poesía LA ESTACIÓN AZUL de RNE sobre el tema Cómo se escribe un poema. Aunque el tema es más que nada una excusa para hablar de cualquier cosa referente a la poesía. Bennis, en un árabe clarísimo explicó la creación del poema como la labor de un artesano de la madera que debe dar forma a un volumen informe que es el lenguaje y de cómo él concibe el compromiso del poeta como un acto de resistencia (no de lucha como corrigió pundonorosamente al traductor, por otra parte magnífico) a las tendencias uniformadoras de la sociedad de consumo. Explicó así mismo la dificultad que entraña para los occidentales entender el mundo lingüístico árabe, en el que conviven tres niveles diferentes: el clásico, el moderno y el dialectal. El chileno Raúl Zurita habló del proceso de la escritura del poema como una especie de incendio del poeta de cuyas cenizas salen los versos. Ignacio Elguero habló de la poesía en la era de internet, de los soportes y su relación con las instituciones, de cómo a pesar de la condición absolutamente minoritaria de la poesía suele ser utilizada por los políticos para darse brillo, prestigio cultural.

Y de ese último aserto el propio acto nos proporcionó una metáfora clarísima. La mesa en la que hablaban los poetas presentaba una precariedad casi dolorosa de medios, con un solo micrófono que recorría el paño de la mesa una y otra vez de una punta a otra cada vez que cambiaba el turno de palabra. El contraste lo ponía al fondo de la sala el fastuoso despliegue de medios para la posterior publicitación del acto: hasta siete enormes cámaras de video que rodaron los primeros minutos para desaparecer después. Medios descomunales para el publicitar el acto-espectáculo y medios precarios para el propio desenvolvimiento del acto-acto. Bueno, es el precio. Los políticos sacan réditos y los aficionados tenemos festival. Así funciona.




3 comentarios:

partícula elemental dijo...

Salud.

Mientras desde la política sigan promocionando actos como este que se cuelguen las medallas que quieran! El problema es ya hoy hallar el auditorio, gente interesada en la poesía, lectores de poesía, consumidores de cultura. Tal vez internet pueda realizar el trabajo que las escuelas, institutos, universidades, olvidaron o no pudieron. Permitir, a las personas potencialmente interesadas descubrir el humanismo, el arte, la poesía, abrir puertos al navegante para explorar poco a poco y por su sólo interés al mundo de la cultura no instrumental.
Tal vez internet pueda aportar un puñado de interesados oyentes a cada charla que se tenga a bien patrocinar.
Qué suerte, de momento, tener un micro!

Saludos.

Azul... dijo...

Don Manué, no se si son ideas mías, pero además de las precariedades que tan bien expones, no te parece que ha faltado más información de los lugares, horarios, etc? La página Web es un esqueleto vacío y frustrante (al menos para mi...)
Pero bueno, a los que nos gusta la poesía, perseguimos y terminando encontrando...como decía García Lorca, la poesía no quiere adeptos, quiere amantes...

Un besote

harazem dijo...

Bueno,amiga Azul, en la página venía un enlace al programa de mano oficial. Yo no me quejaría de eso, sino de la nefasta cobertura de la prensa local, que cuando recogía algo siempre era a toro pasado. Pero ese es un problema endémico de esta ciudad, tener la prensa más casposa, inculta y meapilas del hemisferio norte.