(del laberinto al treinta)


viernes, 11 de abril de 2008

¿Quién protege a los niños de los curas pederastas?

ABUSOS SEXUALES Y EL VATICANO



www.Tu.tv


HIPOCRITAM HABEMUS

La inmarcesible capacidad para la hipocresía del siniestro Ratzinger sólo es comparable con el repugnante histrionismo de su antecesor. Durante todos los años que estuvo a la sombra de Juanpa manejando los hilos del Vaticano el exnazi hiló minuciosamente dos mantos: uno el que le permitiría sucederle, eliminando de la curia uno a uno a todos sus posibles detractores, otro, de silencio, el que obligó a todos los obispos del mundo a esconder cada uno de los casos de pederasta que se descubriesen entre sus ministrillos. Si el primero le salió que ni un sastre celestial, el segundo no podía menos que acabar arrastrando flecos por todos sus bordes. Cientos de miles de casos no se pueden esconder bajo ningún manto.

Así que si hay algún reponsable de la política de omertà oficial acerca de los curas amantes de los niños, es él. Que ahora venga el hipocritón a mostrar solidaridad con las víctimas da la medida exacta de la calaña moral del jefe espiritual de los católicos.

Y el que en este país se siga prefiriendo poner en manos de los curas, la profesión estadísticamente más propensa a la pederastia, la educación de los niños, sólo da una exacta imagen de la estupidez colectiva que padecemos.

4 comentarios:

menta fresca dijo...

amigo manuel, me vas a permitir poner un comentario sin ver tan siquiera el documental, no podria, no tengo palabras para toda esta basura, y otras......dejame recordarte que mañana, cumpliendo mi palabra y si la lluvia me lo permite, me bajo a barcelona(nada 30 minutos) y te fotografio los rótulos antiguos que crea mas interesantes para tu colección.

miguel dijo...

He intentado verlo, pero al salir la cara del primer cura interrogado he tenido que quitarlo. ¿Qué sentimiento es ese que te llena los ojos de lágrimas y te presiona el estómago y la garganta? Y eso que el otro día me tragué Earthlings...

harazem dijo...

Vaya, amigo Miguel, qué casualidad. Yo tengo Earthing pendiente para ver y no me atrevo por lo mismo. En realidad ambos fenómenos participan del espíritu inevitablemente monstruoso que nos visita en las peores pesadillas.

Un saludo

siria dijo...

La verdad es que es muy dificil parar los pies a los curas pedófilos, ahi en sus sacristias se cuece Sodoma y Gomorra... saludos