(del laberinto al treinta)


martes, 6 de mayo de 2008

¿Faltan vocaciones toreras?

EL ARTE DE CÚCHARES SE TECNIFICA

La falta de vocaciones entre los matarifes finos de este país está llevando a muchas autoridades de los pueblos donde se celebran fiestas populares asociadas al glorioso arte de convertir públicamente un hermoso animal en una morcilla trinchada para placer de finas sensibilidades, a sustituir a los valientes trinchadores por robots armados de capotes metálicos. Todavía no se ha conseguido que los robots den los quiebros y los desplantes chulescos con la misma grasia, pero todo se andará.


3 comentarios:

miguel dijo...

Este país está lleno hasta las trancas de dementes...

Anónimo dijo...

qué doló de animal! nadie en la plaza pudo parar esa tortura? Por qué no se tiraron al ruedo en vez de silvar desde la grada si lo que veían no era de su agrado? inconcebible, incomprensible, indigerible y muchas in- con
-ibles más.

Anónimo dijo...

bien, anónimo anterior, de acuerdo en todo menos en lo de tirarse al ruedo. pensaste por una vez los peassos de cuernos q tiene ese bicho? y seguro q además pinchan. sin ánimo de ofender, creo q hasta tereirás cuando te des cuenta del chiste, pero creo que las gafas te las dejaste en la mesita de noche.
saludos