(del laberinto al treinta)


domingo, 4 de mayo de 2008

La Cruz de Mayo de Cañero


Vuelvo de nuevo a mi antiguo barrio. Para visitar por mandato maternal, como el año pasado, la Cruz de Mayo, en la que lleva currando desde el mes pasado junto con sus amigas, primero en el montaje, plantaje de macetas y organización y estos días ensartando pinchitos, haciendo tortillas y friendo pimientos. Para la Asociación de Vecinos del Barrio y la Coral donde canta. El año pasado coloqué su foto en esta página donde le han dicho que escribo cochinadas y me meto con los curas. Por eso no quiere ni entrar. Ni falta que le importa a la pobre. Además y como feliz coincidencia hoy es el Día de la Madre, ese día tan entrañable que instituyeron hace años los canónigos de Nuestra Señora del Corte Inglés. Dos pájaros, pues, de un tiro. La veo sólo unos minutos porque está supermegahiperocupada en el patio-cocina de la parroquia en cuyo muro se ha colocado el montaje crucífero. Pero le da tiempo a darme el notición: este año se han llevado EL PRIMER PREMIO DE LAS CRUCES DE MAYO DE CÓRDOBA. Más contenta que unas pascuas. Y yo también, claro. El año pasado, a pesar de que por su mandato exigí en el Intennel este que se lo tenían que dar, no pudo ser. Yo creo que este año hice bien en callarme antes del fallo del jurado.

La cruz se ha colocado frente al muro occidental de la iglesia completamente cubierto de macetas. Los motivos han sido confeccionados en homenaje a los patios cordobeses, representando elementos de los más famosos. El de la calle Marroquíes, sus típicas ventanas azules, el pozo del patio de la calle del Trueque, la preciosa y angosta escalera del de San Basilio y la fuente del de la calle Escañuela. Mu presiosísimo. Merecido. Bueno, tampoco he podido comparar. Ya podéis suponer que a mí esta estética me empalaga un poco. Pero por ella lo que sea, que Cruz de Mayo de mi mare no hay más que una.


4 comentarios:

Pinchito dijo...

Jajajaja... en fin, Manuel, que no se si aventurarme a imaginar la escena de "Harazem-via-crucis", pero desde luego me alegra pero que mucho que "tu mare" esté disfrutando con estas cosas y sobre todo con primer premio. Trasládale la enhorabuena del Pincho ;-)

Un abrazo.

Victorio Domínguez dijo...

Que bien Harazem, el barrio de mi familia con el primer premio... Vaya, de igual hace años... nos cruzábamos por las anchas calles de esas casitas de azoteas de poca altura.

Oye, dale un beso a tu querida madre, y dile que esa cruz tan bien montá y adorná debe quedarse así pá siempre... Y que las macetillas azulitas... están la mar de bonitas.

Salú.

harazem dijo...

Joer, Victorio, ya decía yo que tu careto me sonaba. Seguro que en algún momento de nuestras vidas (Jurásico Superior) estuvimos enfrentados en alguna pedreílla de la Huerta Las Sardinas.

Y gracias a los dos por los recuerdos pa la pobre mi mare, a ver si eso la consuela del dolor de haber parido un hijo tan descastao.

Anónimo dijo...

¡Qué entrañable! Me recuerda a Almodovar cuando contaba que su madre no veía sus películas porque sus amigas le habían dicho que "eran mu guarras".
¡Ay...! ¡Amor de madre!

Cato Zulú