(del laberinto al treinta)


domingo, 2 de noviembre de 2008

Mentiras reales, cobardía socialista

A riesgo de que mi querido amigo Miroslav incida de nuevo en mi querencia por la hipérbole, yo la única evolución que alcanzo a ver es el progresivo empeoramiento de la calidad moral de nuestros políticos autotitulados de izquierdas, tanto que hasta algunos conservadores le están echando la pata por delante en progresismo en algunos temas que afectan a la racionalidad democrática. Hablo del sabroso caso de la reina lenguaraz y de la vergonzante y vergonzosa reacción del gobierno socialista en pleno, la untosidad monacal de Monseñor Zapatero y la Abadesa María Teresa Sí que Pesa a la cabeza, cerrando filas en la justificación de lo injustificable: que la esposa del Jefe hereditario del Estado se ha alineado descaradamente (es decir públicamente) con unas tesis políticas que se debaten en el Parlamento, haciendo gala de una irresponsablilidad que si pudieron ejercer impunemente sus antepasados coronados es intolerable en una democracia, en la que parece ser que esta señora no se ha enterado que vive. El hecho de que siga llamando El Generalísimo al sangriento dictador ante el que tuvieron que arrastrarse tantos años para que los dejara reinar a su muerte lo dice todo.

Y la única reacción realmente respetable en este asunto ha sido la del portavoz del PP, el señor González Pons, llamándola al orden y declarando que dicha alineación ofende a la mitad de los españoles, aunque representa el pensamiento de la otra mitad. Y precisamente ofende a la mitad supuestamente representada por el propio partido en el gobierno, y cuyo pensamiento ético y político está siendo continuamente machacado por los poderes reaccionarios periestatales ante la pasividad y cobardía de sus representantes. La reacción de los socialistas exigiendo al PP que obligue a rectificar dicha verdad a su emisor sólo habla de la miseria moral y política en la que han decidido bañarse cada día nuestros socialistas. O sea, que la reina va y ofende los sentimientos de la mayoría de sus votantes, desamparados ante tal agresión y ellos se colocan de su parte mandando callar precisamente a los beneficiados por la irresponsabilidad real que son los únicos que protestan. Y lo han dicho claro: los reyes son como la bandera, un símbolo del estado. Es como si en las banderas rojigualdas de los edificios públicos se pudieran bordar eslóganes de los partidos. Ya sé que no lo hacen por amor a la verdad, ni apego a las maneras democráticas. Sino sólo por dar por culo a sus enemigos. Pero al menos lo han hecho y lo han dicho claramente. Aunque luego recularan, claro.

Y otra cosa es la escasa importancia que se le está dando a la posibilidad de que la Casa Real haya mentido y esté acusando falsamente, desde su altísimo pedestal institucional, a una ciudadana española, que no súbdita suya, de mentir ella misma. Lo que en el mundo anglosajón es (o ha sido hasta ahora: Blair, Bush) un pecado político imperdonable, la flagrante mentira a los ciudadanos, en los mediterráneos no pasa de ser un hábito arraigado y escasamente sancionado. Pero se está haciendo necesario exigir a la Casa Real que explique el asunto claramente, ya que todas las sospechas se dirigen directamente hacia ella misma. La acusada está presentando pruebas de que la Casa Real dio el visto bueno al contenido del libro, por lo que si se demuestra que es rigurosamente cierto me parece que ya va siendo hora de que la fiscalía tome cartas en el asunto o que la propia acusada presente la consiguiente denuncia por calumnias. Que apechuguen moralmente con sus torpezas e irresponsabilidades y respondan penalmente de sus posibles delitos.

Y los socialistas, que se vayan a la mierda.

AH, Y MUCHAS FELICIDADES POR SU CUMPLE, SEÑORA. ELIJA REGALO:


3 comentarios:

Arkano dijo...

Saludos, y bienvenido ante todo. Bueno tenerte por aquí de nuevo.

Dejando de lado mi opinión sobre la monarquía, esto se esta exagerando de una manera que no logro entender.

La Reina es una señora de 70 años, ¡70 años! y que sea reina no significa que no sea un ser humano con su propia opinión, no entiendo estos ataques a la libertad de expresión por parte de gente que hace gala de ser progresista. No los entiendo a menos que no sean mas que parte de una campaña publicitaria viral bien orquestada para el libro de Pilar Urbano, que según me ha dicho la bola de cristal va a ser Best-seller estas navidades.

Aparte me reitero, no se que esperaban de una señora de 70 años, ¡70 años! ¿que apareciera en la entrevista con pañuelo palestino, camiseta de Sex Pistols, y liándose un canuto?

Pero lo mas grave, es que esta señora de 70 años no ha dicho nada grave ni escandaloso ¡nada!, me parece que mucha gente esta hablando sin ni siquiera haberse parado a leer las declaraciones.

Sobre el aborto por ejemplo solo ha dicho un escueto "en absoluto" -huy lo ca dishoooo-. Lo mas curioso sobre la eutanasia ha dicho claramente: "¿Muerte digna? Totalmente de acuerdo.", el escándalo es porque esta a favor de la eutanasia entonces ¿no?.

En cuanto al matrimonio, pues me esta recordando lo que pasó en mi época de objetor de conciencia del servicio militar obligatorio. Hubo un absurdo movimiento "progre" de baratillo defendiendo que las mujeres fueran tambien a la "mili" como se llamaba entonces, y a mi me jodía la cosa sobremanera, ni mujeres ni hombres, ¡mili para nadie cojones!.

Pues el matrimonio igual, me da igual que seas blanco o negro, gay o lesbiana, ni matrimonio ni ostias, a follar como un campeón y unión civil como mucho, al carajo el matrimonio con sus curas y su iglesia y punto. Defender una institución tan obsoleta y absurda como la propia monarquía me parece una gilipollez, aunque quien la haga sea gay.

Victorio Domínguez dijo...

hola Manué... Veo que vienes con las pilas bien cargás...
Oye, llevo dos días que no paro de reírme, y cada vez que veo, o escucho algo de la madre del principito, y sin querer me acuerdo de tus dedicatorias a esa sra. Jejejejeje... y del follón que ha montao por sólo dos peíyos que se le han escapao fuera de los lavabos...

Bueno, una pista si nos ha dao por donde se caga. Habrá que verle los excrementos que suelta en su intimidad, donde después del peo a gusto... viene lo otro.

Es decir: Si con un folloncillo de ná, ha liao este ambiente que huele tan mal... ¿Cómo será el del follón con su mierda?

Salú...

harazem dijo...

Lamento sinceramente, amigo Arkano, que no lo entiendas. No se trata del contenido de sus opiniones, sino del hecho mismo de que pueda opinar sobre cuestiones que dividen políticamente a la ciudadanía. NO tiene nada que ver con la libertad de expresión, sino con la neutralidad exigible a un cargo institucional cuyo misión, según la Constitución, es moderar, y de ninguna de las maneras interferir en los debates políticos. Para poder hacer eso tiene que entrar en el juego electivo. Los militares no pueden opinar desde sus cargos acerca de cuestiones políticas. Ni los jueces, cuando ejercen, pueden opinar sobre los contenidos de la ley que deben aplicar. La reina, los militares, los jueces, gozan de perfecta libertad de pensamiento y expresión en sus ámbitos privados, pero nunca desde sus cargos no electivos. Es una sencilla norma democrática, que la señora de Grecia se ha saltado de una manera irresponsable.

Un saludo