(del laberinto al treinta)


miércoles, 1 de julio de 2009

Más de lo de siempre

Sigo muy de cerca el drama de Honduras. Y hay algo, después de haber bebido en múltiples fuentes que me suena a conocido, aunque ahora la hipocresía general es infinitamente mayor y es más difícil detectar exactamente el qué. El último gilipollas que aplaudió un golpe de estado gorilesco a la americana fue el ínclito Hombrecillo Insufrible, cuando jaleó al que se le montó al también golpista renacido garantista Chávez. Pero desde entonces los aspavientos democratistas tienen más papel en el teatrillo del mundo y las verdaderas causas de las mismas cacicadas de siempre suelen maquillarse más.

Honduras tiene una enorme base americana, Palmerola. Esa base fue la idem desde la que se martirizó sin ninguna piedad la revolución sandinista durante muchos años. Un hijodelagranputa llamado John Negroponte organizó en los años 80 una enorme mafia para subvencionar a bandas de criminales a sueldo que arrasaron y quemaron pueblos nicaragüenses, mataron cientos de niños, violaron mujeres, torturaron con final “D” a miles de campesinos y fue el jefe virtual del ejército hondureño que tenía hasta entonces la única misión de proteger a una de las oligarquías más explotadoras de América del Sur, que ya es decir, de su propio pueblo. Y garantizar la extracción de beneficios de las empresas norteamericanas que ordeñaban los recursos del país. Todos los militares hondureños con más de dos estrellas en los hombros fueron “sus hombres”. Son los que han secuestrado y expulsado (qué detalle, si hubiera ocurrido en tiempos de Kissinger lo hubieran balaceado como hicieron con Allende en Chile). Siempre consideraron como sus jefes naturales a los militares norteamericanos que los amamantaron.

En Honduras ganó las elecciones un neoliberal que se convirtió al bolivarismo chavista por obra y gracia de un viaje a Cuba. Y ha solicitado que la base americana se abra a vuelos comerciales, como inicio de un proceso que parece indicar no sólo que China acabará sustituyendo a los gringos como principal socio económico, sino que, como está firmado en el acuerdo bilateral, la base sea devuelta cuando lo solicite el gobierno elegido por el pueblo hondureño. Eso por no hablar de su alianza con el eje bolivariano. Un eje que amenaza con desbancar definitivamente a EE.UU del control real de América Latina. Un durísimo golpe para el Pentágono.

¿Qué ha pasado? Bueno, todo el mundo, Obama el primero, se han aprestado a condenar el golpe, con la boca más o menos chica. Y han prometido la restitución del presidente expulsado y la restitución de la democracia violada. ¿Entonces? ¿Se trata de una prueba que los servicios secretos que velan por los intereses económicos norteamericanos, que siguen siendo los mismos de siempre, han puesto al incógnito presidente coloreado? ¿Un aviso para él, de lo que debería de hacer con países más importantes? Yo no dejo de darle vueltas. Pero claro, yo es que soy un jodido antinorteamericano visceral, al que no se debe hacer demasiado caso.

Al menos me consuela que Pascual Serrano, de quien ando por leer su último libro Desinformación, me acompañe en las sospechas.

Negroponte siguió ascendiendo en su vertiginosa carrera de hijodelagranputa laureado y acabó en Irak de embajador, el mismo cargo que ejerció en Honduras.

Hoy mismo Isaac Rosa publicaba el siguiente artículo en Público:



Barra libre de petróleo para celebrarlo



“Cualquier compañía petrolera que pretenda ir en serio en los próximos años tiene que entrar en Irak” -Stephen Chazen, Director Financiero de Occidental Petroleum-


Como saben, los iraquíes están hoy de fiesta. Tras más de seis años de ocupación, las tropas estadounidenses se retiran de las ciudades y dejan la seguridad a las fuerzas locales. Para celebrarlo, el gobierno ha declarado festiva la jornada, bautizada como “Día de la Soberanía Nacional”, y habrá grandes celebraciones. Es tanta la alegría, que las autoridades se han puesto espléndidas y han invitado a la fiesta a las compañías petroleras extranjeras.

Si el día de hoy es histórico en Irak no lo es tanto por la retirada militar (relativa, pues permanecerán miles de soldados en sus enormes bases y conservarán su poder para intervenir), sino porque se abre el mercado petrolífero a las compañías privadas tras casi cuatro décadas de nacionalización. Fíjense qué casualidad tan tonta, eh. Que el día que los iraquíes están distraídos celebrando el repliegue yanqui, ese mismo día se organice la primera gran licitación de contratos de explotación.

Lo que los iraquíes ganan hoy en soberanía lo pierden con creces en la soberanía sobre sus recursos, que aunque siguen siendo de propiedad nacional, serán explotados por las multinacionales, en el que promete ser un enorme negocio: la tercera reserva de petróleo del planeta, de muy fácil extracción –de los más baratos de obtener-, en uno de los países más corruptos del mundo, y sin haber aprobado siquiera una ley de hidrocarburos que fije las condiciones. Así, los contratos los asignará el gobierno, sin necesidad de que los apruebe el Parlamento. Y hasta ahora los movimientos de las compañías petroleras, apoyadas por la diplomacia de sus países, han sido más bien oscuros. Lo dicho, un día de fiesta.

1 comentario:

Lisístrata dijo...

Gracias por ponerlo facilito a quienes no tenemos demasiada idea de lo q ocurre por otros lados.
Se ve q "las de piratas" están a la orden del día como ha ocurrido siempre.

un abrazo Harazem