(del laberinto al treinta)


lunes, 30 de mayo de 2011

Señales

Yo creo que hubo señales suficientes antes de la hecatombe. Y no sólo la estelar de la huida de la sa-cerdotisa que sacrificó los 100 bueyes rojos necesarios para asegurarse una zancada más hacia su meta de alcanzar el Papisado. Sino, mucho, mucho después. La principal ocurrió justo antes de Semana Santa cuando la histórica esquina que acoge al histórico edificio regionalista diseñado en los 20 por Azorín Izquierdo de Diario de Córdoba con Fernando Colón fue colonizada por sorpresa por un nuevo local de hostelería. Cualquier turista que pasase por su puerta y se asomara tras los cristales y contemplase la desmesurada pretenciosidad pompier de su decoración interior pensaría que se trataba de alguna historiada cafetería central chic recién restaurada, una de esas que portan nombres pomposos como Viena, La Parisina o, a tenor de la inicial rotulada entre acantosas revolutas, de la Renaissence. Graso error, porque esa rutilante R corresponde exactamente a la inicial de Rafalete, el Rey de los Pinchitos Morunos de Cañero Viejo, que se nos ha colado en tol corazón del la Capitalidá Curturá. Casa Rafalete. Un lugar que parece diseñado para que unas señoras de mecha y oro mojen suizos en chocolate tras misa de 12 mientras juegan a diseñar un candidato del PP, pero que en realidad es un templo del masticoneo plebeyo, donde el sufrido pueblo se ponga púo de pinchitos, sarmorejo y japuta en adobo a precios de risa bajo una monumental lámpara de inequívoco estilo Luis Veinticinco. A dos pasos de Capitulares.

Es precisamente ese estilo decorativo de mansión de imputado malayo, de saloncito de parsela ilegal en cuyo patio trasero se asan sardinas los domingos y fiestas de guardar el que debería habernos avisado de que Sandokán no estaba solo en el mundo y que sus huestes se acercaban peligrosamente al castillo de Capitulares, ahora ya sin caretas, a cara descubierta. Que algo se estaba revelando en Córdoba mientras el mundo se rebelaba en feliz destello de la amiga Elena a quien Antonio Manuel reconoce su maternidad en su reciente Rebelión y Revelación. Y ese algo es que hay una masa elevadísima de pueblo votante huérfano de ideología porque lo está además de las más mínimas condiciones de formación educativa, de la que los desalojó el sistema clasista de reparto de que disfrutamos gracias a los políticos de la izmierda real que han seguido las pautas marcadas por los mercados en lugar de cumplir con sus programas, desalojado así mismo de los festines culturales del centro, de los palacios del sur o del norte, de las Cosmopoéticas y las Exhibopolléticas, un mundo de chándales y camisetas de Áridos La Villarrubiana, de gorrilla y paleta de mover el arroz en un trébede de gas butano, de chicos con pinta de duros, como los que el propio Nuevo Arcanhe Sarvadoh contrató como apoderados para las mesas electorales y que parecían sacados de un casting para una versión cani de The Wire, de los políganos y los barrios obreros ahora empobrecidos. Un granero de votos irredentos que irá al primer populista que se le ponga en frente y les acaricie los bajos fondos de su desesperanza. Sea del partido que sea. Son los directamente opuestos en espíritu a los de los indignados de las plazas, juventud formada que exige el fin de su utilización como respaldo del saqueo y, de paso, su sitio en el reparto del pastel que les corresponde por su estatus. En esta ciudad el PSOE nunca tuvo acceso a ellos, fue la alcaldiosa excomunista la que los pastoreó, la que una vez al año aparecía por su peroles y se marcaba un tango con ellos, cuidando, eso sí, no se le manchase la chaquetiya de Tío Pepe que tocase. La que ponía cara de escucharlos y les prometía y prometía lo que nunca pensaba cumplirles. La que dilapidó ya definitivamente un proyecto de izquierdas que nació en esta ciudad por obra y gracia de un equipo capitaneado por quien sí tenía mano de hierro con la injusticia y que sus epígonos fueron apuntillando sucesivamente instalados en las poltronas del poder. Y cuando se fue a ofrecer su currículo de perfecta populista a otra empresa los dejó a merced de otro como ella, menos fino y pastelero, pero de idénticas artimañas. En realidad puede hablase de un exorcismo, de la sacada violenta del diablo del populismo de un cuerpo que lo usurpaba con las malas mañas del mal bicho de las chaquetiyas a uno natural, en el que no hay trampa ni cartón, sino naturalidad retrechera de fajo de billetes atados con una goma y fanfarronería de analfabetismo. Como magistralmente lo retrata Aristóteles Moreno en su reciente Lo que somos.

Pero con todo lo que nos ha pasado a los cordobeses no es sino anticipo de lo que va a ocurrir en todo el país. La hecatombe autosacrificial de la izquierda nos convertirá inevitablemente al sandokanismo, versión cañí del berlusconismo. La diferencia estará en que en Italia, como en Córdoba (falsamente, porque los verdaderos malos son otros), tienen una figura apayasada contra la que dirigir la resistencia, y en España el mal estará atomizado. Se cambiarán las leyes y se amordazará a los ya de por sí domesticados medios mediante el esparadrapo de la concentración de capitales. Sólo nos queda la esperanza, de que, como suele ocurrir en las pelis de gánsteres, acaben matándose unos a otros.

10 comentarios:

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Realmente ha sido un palo enorme para los cordobeses de buena fe -¿o de mala fe?- que semejante sinvergüenza haya salido airoso con nada menos que 6 concejales. Es que paseas por las calles y no te apetece mirar a la gente a los ojos. Qué decepción, qué patada el los huevos a todos nosotros. ¿Entonces qué hemos hecho en Córdoba el 15M? ¿El gilipollas? Está todo el país, y puede que dentro de poco toda Europa, pataleando, mordiendo y arañando por unos derechos que ya se conquistaron y no sin esfuerzo, y nosotros nos volcamos en votar corruptos declarados y orgullosos de serlo, porque nos hacemos una paja pensando en el próximo yate que se comprará Sandokán en la Costa del Sol - Y al que llamará Er Cordobeh probablemente, que hay que vivir del turismo- y eso será gracias a nosotros.

Yo me voy a ir convirtiendo al Islam fundamentalista, que visto el retroceso que estamos teniendo en la Historia, al menos me voy haciendo a la idea del recorte de derechos del que vamos a disfrutar gracias al sultán este que se nos ha metido en el Ayuntamiento y del amarillo bilis que está cogiendo nuestra ciudad.

Un abrazo, Harazem. Tan jodidamente certero como siempre.

anarchy dijo...

Pues adivina quién estaba anoche en la puerta de la "taberna" y quién parecía volver de allí (no lo aseguro), el uno y medio. Uno recién privatizada una piscina de su consejalía de deportes, y el "medio" ó la caña mejor, que se deja las cuentas de cierta empresa municipal con 3 milloncejos de deuda. Empresa que hasta su llegada daba superávit. Se ve que doña Rosita era más habilidosa con las matemáticas o que se rodeó de mejores contables, o que se los llevó con ella, no sabemos. Facturas de luz que no se han pagado... En IU de Córdoba, se ha practicado la misma política que en la Junta de Andalucía y en España. Y lo que me parece más grave, sus sectarios incondicionales no tienen el más mínimo sentido de la autocrítica, lo que te lleva a pensar que si no reconocen errores, pensaba seguir practicando. El voto parselista no pilla de sorpresa, con las inundaciones lo han visto claro. Y ese nivelazo cultural tanto de la prensa local como de las instituciones, pone la guinda. Entre todos la mataron y ella sóla se murió.

Mike S. Blueberry dijo...

Amén, Manuel, amén. Con algunas disgresiones muy en tu línea, pero el retrato de una sociedad como la nuestra vendida y manipulada perfectamente por los medios de manipulación de masas, que no de comunicación, y un capital instaldo en un discurso duro y sin fondo, pero que cala, y una izquierda abominando de sus principios tan solo por mantener el poder, pues nos lleva a esto. Solo espero que ahora, las recetas mágicas acaben con el paro en un año, y la gente vea si la verdad estaba ahí o donde?, pero eso es mucho querer, eso es querer que la gente piense, y eso amigo mío, hoy, en la sociedad con la juventudmejorformadadelahistoria, es utopía, porque les han dado academias pero no pensamiento ni discurso, eso se aprende, como tu y como yo, de tu padre, de ver como se desloma trabajando y como tiene conciencia crítica con el sistema. Yo me pido nacionalidad islandesa en breve.

harazem dijo...

Elvira: Amarillo bilis por dentro pero azul mahón por fuera (que, por si no lo sabías era el color de la camisa nueva que tu bordaste en rojo ayer).

Anarchy Ay, ay, cuánto sabes y cuán misteriosa te muestras...

Mike: Lo de los islandeses amí me hacemucha gracia. Me parece de puta madre que se hayan rebelado y nos están dando un buen ejemplo, pero yo no puedo dejar de pensar que mientras fueron gordas las vacas bien que se hartaron de la leche del ordeño.

anarchy dijo...

jajaja, misteriosa dice y me ha faltao sacar decimales. Tú me quieres hundiiiir,XD.

marti dijo...

Siempre hay quien se adelanta al análisis de uno. Es, nada más y nada menos, que Monse Deme, el del báculo enhiesto. No descansa y se las promete, cómo no, muy felices con el PiPiolino y lo que venga después.
http://infocatolica.com/?t=opinion&cod=9240

harazem dijo...

Hombre, Marti, cuánto tiempo, ¿cómo llevas el mono? ya veo que no pierdes tus cualidades de rastreador de demetriadas. Gracias, se me había escapao.

Isaak dijo...

En fin, no olvidar que el sandokanismo se inició en 1995, con la liberalización del suelo protagonizada por Aznar en persona. Hay que agarrarse los machos para lo que viene, buenos mozos, que Rajo es la versión fartusca de su mentor.

Saludos Manué.

marti dijo...

Dr. Harazem:
Si te fijas, en realidad, no es tanto tiempo desde que se cerró La Taberna, menos de un mes. Lo que sí ocurre es que hemos perdido un referente en nuestro Salmorejistán, que no anda sobrado de ellos y que, además, han pasado algunas cosas que marcarán el futuro, suficientemente comprometido, de la metrópolis.
Lo de Monse Deme, el del báculo enhiesto, es sólo una muestra de las muchas que en estos días están aflorando de los que dicen cómo ha de ser el futuro bajo el dominio del PiPiolino y su alegre muchachada.
No hay que olvidar que a este ciudadano, precisamente a él, dos veces expedientado por el Bancoehpaña, los salmorejistaníes han confiado la administración de los recursos públicos.
Del otrora candidato más turbador quedará inmortalizada la imagen, si nadie lo remedia, de entrega de la vara de alcalde, por ser el edil de más edad, al flamante PiPiolino.

Lisístrata dijo...

Isaac, el mentor del rajo es q no estaba fartusco también? xDD

Harazem, no te escribo apenas, porque casi siempre dejas poco margen para el comentario, joío. Ni un fleco te dejas atrás q podamos señalarlo. Así pues me limito a decir amén mentalmente y divulgarte por donde paso.

un abrazo a los amigos y amigas q concurrimos por acá.