(del laberinto al treinta)


domingo, 29 de abril de 2007

La Cruz de Mayo de mi antiguo barrio

Vuelvo, hoy domingo, al barrio de mi infancia, Cañero, donde aún vive mi madre. A verla. La encuentro ocupadísima, sin tiempo que dedicarme, en la Cruz de Mayo del barrio, ensartando pacientemente pringosos, aromatizados trozos de carne, haciendo pinchitos morunos con sus amigas. Quiero decir confeccionando pinchitos en compañía de sus amigas, no que las utilice a ellas en plan caníbal. Todo por la Asociación de Vecinos. Y por las risas que se echan. Feliz. Como me ve la cámara digital que llevo en la cintura me pide que saque una foto a la cruz y la ponga en el Intennel ese donde le han dicho que escribo porquerías. Y que diga que es la más bonita de Córdoba. Y también, añade su vecina y compañera de aliños, que seguro que le dan este año también el Primer Premio que se falla mañana.

Así que, obediencia debida maternal manda:


EHTA EH, SIN DUDA ARGUNA, LA CRUH MAH BONITA DE LA SIUDÁ



Me acerco a la barra y me meo de la risa con el aviso que han pegado en la pared. Toda una declaración de principios del ZEN de Cañero ¡Viva la grasia de mi barrio!





3 comentarios:

P dijo...

sublime, me he reído un montón

Landahlauts dijo...

¡Que pansá de pinshitos! ¡qué ricos con una birra fresquita!

El cartel... de nota.

Amethyste dijo...

Ja, ja, lo del cartel solo se les podía ocurrir en tu ciudad, ¡¡viva la pachorra, jaja!!. Desde luego, esa tranquilidad es una de las cosas que echo de menos cuando vuelvo de allí a Barcelona...
¿Conoces esta página: www.carteleonline.com ? Lo podías colgar ahí si quieres.