(del laberinto al treinta)


sábado, 13 de agosto de 2011

Cumpliendo la promesa que he hecho a mi amigo Mr. Parkingson cuelgo una entrada que publicó hace unos días en LA COLLEJA:




Fotos de Alberto Almansa (arriba) y ABC (abajo)


Estas dos fotos, a las que separan sólo unos meses de diferencia responden a la misma situación y a la misma circunstancia: la que ya empieza a convertirse en tradición de las autoridades cordobesas de danzar lascivamente ante Mr. Marshall. En el primero en su avatar de Mr. Capitalidad, en el segundo en el de Mr. Copa Davis. Son un retrato que muestra vivamente para lo que hemos quedado, para mendigar unos euros bailándoles el tango lascivo a cualquiera que pase por aquí y que lleve forrado el riñón. Ya que no somos capaces de crear riqueza, dediquémonos al sablazo zalamero. Lo malo es que, como demuestran esas fotos ni pa sablistas dignos servimos. Y se confirma el viejo proverbio cochinchino de que lo único capaz de consolar a una persona por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.

SEGUIR LEYENDO EN LA COLLEJA